Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Religión

Lo natural es la religión

Publicado en
  • A mí que no me digan: lo natural es el matrimonio entre un hombre y una mujer. El resto de matrimonios no sirven para tener hijos
  • ¿El matrimonio tiene que ver con la naturaleza o es algo social?
  • Quiero decir que lo natural son las relaciones sexuales hombre-mujer
  • Si solo existiesen los heterosexuales sí, pero la naturaleza no solo crea heterosexuales por lo que lo natural para unos es la relación hombre-mujer y para otros lo natural es la relación hombre-hombre o mujer-mujer. Todos somos parte de la especie humana, no solo los heterosexuales
  • Pero los otros no pueden tener hijos
  • ¿Y?
  • Que las relaciones sexuales existen para poder tener hijos
  • ¿Y eso quién lo dice?
  • La naturaleza
  • La naturaleza crea seres humanos, pero en ningún sitio está escrito que vengamos al mundo para cumplir una misión, ni la de procrearnos ni ninguna
  • ¿Entonces para qué nos dota la naturaleza de órganos sexuales?
  • Los tenemos, y se pueden usar para la reproducción, pero eso no quiere decir que alguien los haya puesto ahí para que podamos cumplir con una misión diseñada ni por la naturaleza ni por Dios
  • Yo no he hablado de Dios
  • Estás hablando todo el rato de Dios

Hace ya años (nos hacemos mayores, ¿verdad ariovisto?) que mantuve una discusión privada con un forero sobre si la homosexualidad era una enfermedad o no. Este forero nunca hasta entonces se había identificado como cura, pero un tiempo más tarde supe que lo era. Su postura, a la que podríamos llamar «naturalismo» no era sino una forma de presentar sus creencias religiosas como si en realidad no fueran tales, sino el dictado de la mismísima naturaleza. El diálogo que he puesto al inicio refleja más o menos las posturas, pero, por aclararlo un poco, sus falaces argumentos se basaban en expresiones del estilo:

«Tenemos ojos para poder ver: si naces sin ojos no puedes usar un órgano para la función para la que ha sido concebido y por tanto tienes una enfermedad»

Es decir, omite la palabra Dios, habla de naturaleza, pero lanza como dogma que nuestra naturaleza es la que dictamina que somos como somos para algo. Mi argumento contra su falacia:

«Tenemos ojos y gracias a ellos podemos ver. No es que los ojos estén ahí para eso, porque eso querría decir que alguien asigna una función o misión a las cosas (los órganos), y no hay nadie que haga eso. Están y los usamos, no hay más. Si poder ver o no es una enfermedad es una declaración que los seres humanos deciden cuándo es aplicable, no lo decide la naturaleza. El concepto de enfermedad es una creación del ser humano»

Por supuesto no llegamos a ningún acuerdo. Y básicamente nos quedamos enrocados en ese punto, en el que él trataba de hacer pasar como cosa de la naturaleza los dictados de su religión.

Google me ha llevado a una página donde se recogen argumentos similares a los de este cura del que hablo: «la homosexualidad es una inclinación del instinto sexual incongruente con la naturaleza de la especie humana, el instinto de conservación y el acceso al amor de benevolencia«. Un poco más adelante se deja claro que «un acto se ha considerado y se considera natural cuando está en armonía con la esencia del hombre, con su ser tal como ha sido querido por Dios«. O sea que cuando dice naturaleza, en realidad quiere decir Dios.

No entiendo qué es eso del acceso al amor de la benevolencia (ni me importa, la verdad), dejo para luego lo del instinto de conservación, y me centro en lo de la incongruencia con la naturaleza de la especie humana. ¿Quién ha definido la naturaleza de la especie humana de forma que deja fuera a los homosexuales? Porque la propia naturaleza no ha sido, pues hay heterosexuales y homosexuales y los ha habido siempre. ¿Cómo puede ser incongruente con la naturaleza lo que se crea de forma natural, sin intermediación ni manipulación alguna por parte del hombre?

En cuanto al instinto de conservación, ¿es un mandato divino que debemos tenerlo? Porque la naturaleza a algunos nos orienta de forma que es más fácil que tengamos hijos y a otros de forma que es más difícil o imposible, pero no es la naturaleza la que dice que debamos tener instinto de conservación. Luego no tenerlo no va contra la naturaleza, sino contra los dogmas religiosos. Más adelante el texto dice de la homosexualidad: «en todo caso si la naturaleza lo promoviese como un objetivo deseable de comportamiento humano hace siglos que el hombre hubiera desaparecido de la faz de la tierra y el planeta estaría poblado por los simios y los insectos -la especie más resistente en la escala zoológica-«. ¿La naturaleza es un ente inteligente que toma decisiones sobre qué debe o no debe promoverse? Yo creo que la naturaleza ni promueve ni deja de promover. Si la persona que lo ha escrito es consciente, como hemos visto antes, de que su concepto de naturaleza es el de «la creación de Dios», ¿por qué trata de vender al lector como un hecho científico y no sesgado por la religión lo que la naturaleza promueve? ¿Por qué no dice si Dios lo promoviese? Es curioso pensar que si se sustituye en ese texto «naturaleza» por «Dios» tendríamos que concluir que los homosexuales existen porque así lo quiere Dios. ¿Cómo podrían estar entonces en contra de la naturaleza(=Dios)?

No he leído todo el documento, pero he visto algún otro razonamiento (con perdón) que me llama la atención. Por ejemplo del texto se deduce que las enfermedades de origen genético no existen: «Si la homosexualidad se asentara en un causa genética, bien en un cromosoma o en genes distintos de varios cromosomas, hubiera desaparecido como una alternativa de la conducta humana sexual por su esterilidad e inutilidad en cuanto al aseguramiento del hombre futuro«. No sé cuál es el origen de la homosexualidad (¿debe importarme?), pero siguiendo ese argumento cualquier enfermedad de origen genético no puede existir pues habría desaparecido por su inutilidad en cuando al aseguramiento del hombre futuro. Lo que no sirve para reproducirse no existe: ¡cuestión de ciencia!

Por cierto, la página a la que me refiero está alojada en el «Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF)»

Maybe there’s a God above
But all I ever learned from love
Was how to shoot at someone who outdrew you

Idiotas

Publicado en

La demagogia sociata queda en evidencia una y otra vez  con el islamismo. Presumen de una cosa pero apoyan la contraria, como siempre.

Leo estupefacto que la defensora del pueblo defiende que las mujeres lleven burka siempre que no suponga una sumisión al hombre y degrade la condición de la mujer.

También supongo que estará a favor del asesinato, siempre que no muera nadie, de la evasión de impuestos siempre que no se evadan impuestos, o de la ablación del clítoris siempre que no suponga una sumisión al hombre y degrade la condición de la mujer. Todo ello plenamente lógico para un socialista, supongo.

Provocando

Publicado en

Leo con asombro que en Barcelona está planificado ubicar un monumento a los gays cerca de la Sagrada Familia. ¡¿A quién se le ocurre?! ¿Es que no se dan cuenta de la provocación que eso supone? Sería como mentar el jamón en presencia de un integrista islámico.

Amenábar, ¿un ricachuelo prepotente o un sectario intolerante?

Publicado en

Cuenta Luis Herrero que desde esRadio se pusieron en contacto con el entorno de Amenábar para pedirle una entrevista, obteniendo como respuesta un e-mail con el siguiente texto:

«Ponerlo en vuestra lista de oraciones ….«.

Ni una palabra más. Lo cuentan en este audio, a partir del minuto 48.  Supongo que el «Ponerlo» es textual.

No creo que sea la respuesta de un richachón endiosado, sino más bien la de un sectario de lo más intolerante. Podrían haber contestado «Podéis esperar sentados» o «Lo lleváis claro», o incluso con un poco más de educación (con algo de educación basta para que sea «un poco más») «No compartimos la línea editorial de vuestra emisora, por lo que denegamos la petición». Pero no: pura prepotencia y además mencionando las «oraciones» de los solicitantes. No creo que sea casualidad, sino el síntoma del desprecio que todo lo que suene a religioso causa en este ricachón, digno miembro de la mafia de la ceja.

He creído entender que la nueva película del cineasta de Santiago de Chile se basa en el enfrentamiento hace 1500 años entre los defensores de «la razón» y los defensores de «la fe». Parece innegable que hace miles, cientos o incluso decenas de años muchas personas han sufrido la intolerancia religiosa a manos de los cirilos del momento.

Es curioso que los intolerantes del siglo XXI se dediquen a hacer películas para denunciar la intolerancia religiosa de hace 1500 años, cuando son incapaces de condenar las dictaduras comunistas actuales. Tampoco parecen interesados en denunciar los 100 millones de muertos causados en los últimos 100 años por las dictaduras comunistas (¿habrán matado tantas personas los cristianos en sus 2000 años de existencia?).

También resulta llamativo que los que se ponen la etiqueta de defensores de la razón frente al integrismo religioso sean capaces de decir cosas tan razonables como que el cristianismo retrasó la evolución de nuestras sociedades un milenio. Comparemos la realidad actual de cualquier país de tradición cristiana con otro invadido por el islamismo, a ver qué religión supone un retroceso absoluto en todos los órdenes de la vida: ciencia, derechos humanos, riqueza, etc. Negar la evidencia no parece muy científico ni adecuado cuando se enarbola la bandera de «la razón». Es, simplemente, sectarismo.

Afirman estos intolerantes que EEUU es el país que más violaciones de los derechos humanos realiza. De nuevo les guía «la razón», pero no veremos películas de Amenábar criticando el régimen iraní ni a Mahoma, ni le veremos por las calles de Teherán proclamando su homosexualidad, ni siquiera participando en manifestaciones contra el régimen iraní. Ahora que me cuente otra vez lo malos que son los cristianos.

Otras opiniones:

La malicia del alma, por Agapito Maestre

Ágora, por el irreductible ariovisto

Matar niños inocentes, ¿por qué?

Publicado en

Leí hace tiempo un par de libros de Peter Singer, un filósofo australiano cuyas preguntas y respuestas levantaban ampollas, hasta el punto de que se le ha impedido por la fuerza participar en charlas o conferencias. Los libros que leí son «Ética Práctica» y «Repensar la vida y la muerte».

Uno de los temas estrella de estos libros es el aborto (el otro la eutanasia). En el aborto nos movemos entre el dogmatismo de los que dicen que toda vida es sagrada y debe ser respetada (o sea que de aborto nada de nada) y los que exigen el aborto libre (o sea todo de todo). Por alguna extraña razón ambos grupos creen en una misma premisa: matar a seres humanos inocentes no está bien. Habrá matices y excepciones, pero podemos dar por buena la afirmación. Eso deja el tema del aborto claramente definido: para unos lo que hay dentro del vientre de la madre es un ser humano, y para los otros no.

Recojo unas palabras de Singer («Ética Práctica». Capítulo 6): «El nacimiento es la línea divisoria más visible de todas las posibles y la que mejor encaja con las posiciones liberales. Coincide hasta cierto punto con nuestra manera de ver el problema: nos sentimos menos molestos por la destrucción de un feto que no hemos visto nunca que por la muerte de un ser que todos podemos ver, oír y abrazar. Pero ¿basta esto para que sea el nacimiento la línea que decida si se puede o no matar a un ser?»

No tengo respuestas, así que me hago preguntas:

  • ¿Por qué se le puede matar dentro del vientre, pero no fuera? ¿Justo ante de salir sí, pero después no? ¿Un mes antes de salir sí, pero después no?
  • ¿Pueden las palabras cambiar la esencia de las cosas? ¿Deja de ser un ser humano por llamarlo «feto»? ¿Por qué no lo llamamos «»niño» sin más? ¿Acaso porque queremos usar un término diferente que nos permita matarlo sin remordimientos?
  • ¿Por qué solo puede matarlo la mujer que lo tiene en el vientre (que no es madre ni progenitora, aunque la llamemos así)? ¿No puedo decidir yo matar el niño que otra persona tiene en su vientre? ¿Tiene esa mujer más derecho que yo porque «es suyo»? ¿Pertenecemos los seres humanos unos a otros? Ser madre da derecho a criar a tus hijos, ¿pero también a quitarles la vida si así se le antoja?
  • ¿Cuándo se convierte el niño en un ser humano con derecho a ser protegido? ¿cuando siente? ¿cuando recuerda? ¿cuando sonríe? ¿cuando se mueve? ¿quién se cree Dios para establecer esa frontera? ¿No aceptamos la frontera del dogmatismo religioso, pero establecemos otra igual de arbitraria? ¿Puede una votación establecer esa frontera?
  • ¿Por qué está mal que en Texas se aplique la pena de muerte a un asesino, pero está bien matar a un niño inocente? ¿Está mal lo del asesino porque todos tenemos derecho a vivir? ¿Todos? ¿Es porque la justicia tiene fallos y a veces una persona inocente pierde la vida y eso no tiene vuelta atrás? ¿Acaso el niño que está en el vientre es culpable de algún horrendo crimen?
  • ¿Por qué las mujeres que abortan se sienten mal tras hacerlo? ¿Acaso es lo que llamamos conciencia? ¿Les remordería la conciencia si fuese correcto lo que han hecho? ¿Es solo una cuestión cultural, y si todos repetimos muchas veces en voz alta que está bien, acabará estando bien y las mujeres que aborten ya no se sentirán mal? ¿Es culpa entonces de la retrógrada educación religiosa?
  • Si la vida de ese niño no merece la misma protección que la del resto de seres humanos, ¿por qué no nos planteamos retirar ese derecho a otros colectivos? ¿O quizá ya ha habido casos en los que eso ha sucedido?
  • El niño que hay en el vientre tiene un ADN diferente del de la mujer que lo aloja. Es un ser humano diferente a ella, con su propio cuerpo, su propia vida y su propio futuro. ¿Por qué lo tratamos como si fuera un quiste?
  • ¿Por qué no se entregan los niños no deseados en adopción? ¿Por qué hace falta matar? ¿Es por la vergüenza de tener el bombo? ¿Es por la vergüenza de tener el bombo y no cuidar luego a tu hijo? ¿Tiene que pagar el niño la falta de personalidad de la madre? ¿Qué pesa más, el deseo de no tener incomodidades o el derecho de un ser humano a vivir como cualquier otro?
  • ¿Es simple egoísmo de la mujer: «si no me lo quedo yo, no se lo quedará nadie«?
  • ¿Por qué lo llamamos aborto y no asesinato prenatal? ¿Por qué los demagogos hablan de interrupción voluntaria del embarazo, en lugar de asesinato premeditado de un niño indefenso en el vientre de la que debiera ser su madre y no su asesina? ¿Es porque el segundo nombre es más largo? ¿No es acaso más apropiado?
  • ¿Es esto a final de cuentas «ética práctica»: «ya que los abortos van a existir hagamos lo que hagamos, quitémosle hierro al asunto, que bastante mal lo pasan ya las pobres matando a sus hijos»? ¿Debe apenarme el dolor de la «madre»?

Me decía un conocido (comunista, para más señas): «los científicos han establecido que el feto es ser humano desde el momento en que tiene sistema nervioso central«. «¡Ya está!, ya lo tenemos», los científicos no tienen bastante con averiguar cuándo se desarrolla el sistema nervioso central del niño, sino que establecen que a partir de ese momento es «ser humano» y por lo tanto con derecho a no ser asesinado. Científicos-filósofos-filólogos de pacotilla en cualquier caso que se atreven a establecer lo que es un ser humano y lo que no. No hay menos sectarismo en esas afirmaciones que en las de afirmar que es ser humano desde la fecundación. De hecho, si no existen razones reales para diferenciar entre feto y ser humano, ¿no será que no hay que hacer esa distinción? ¿No será que es una distinción ficticia establecida para justificar el asesinato de esos niños? ¿No son al final esos argumentos una impostura para no reconocer que no hay argumentos que justifiquen esas muertes? ¿No sería más sincero decir que sí, que es un ser humano pero que nos da igual y nos lo cargamos porque nos facilita la vida?

Creo recordar que Singer en su libro venía a decir algo así como que esto es una discusión sin salida y que por lo tanto la sociedad deber tomar una decisión de cuándo se permite el aborto y ya está. Ética práctica. En resumidas cuentas, y sin ánimo de criticar a Peter Singer, el filósofo llega a la conclusión de que el debate de ideas es inútil, mientras que paradójicamente los panfletos que distribuyeron activistas pro-vida en una mesa redonda que acabo por suspenderse en Frankfurt, en 1991, se titulaban «Ninguna discusión sobre la vida y la muerte». Dejemos de discutir, y votemos a ver quién tiene razón.

¿Es posible que la única salida sea que se vote y que se imponga la voluntad del grupo de opinión más numeroso? Legalmente puede ser porque nadie se baja del burro, pero moral y éticamente una votación no es nada.

Sinceramente, ¿por qué estamos matando a esos niños?

El modelo natural de familia

Publicado en

Decía esta mañana en la COPE un señor, un obispo me ha parecido entender, que lo que está siendo amenazado no es el modelo tradicional de familia sino más bien el modelo natural de familia: el formado por un hombre y una mujer. ¿Es ése realmente el modelo natural de familia?

El modelo natural de familia es aquél en el que el hombre, un ser con pelos hasta en el cristalino y un colgajo en la entrepierna sale de la cueva dando botes y buscando una hembra, otro ser peludo (pero menos), con tetas y felpudo en la entrepierna. Y si se cruza con dicha hembra, el hombre, más fuerte que la hembra coloca su colgajo en el felpudo y luego si-te-he-visto-no-me-acuerdo. Y la hembra a dar a luz como buenamente pueda. Y si nos ponemos «naturales» mucho me temo que al del colgajo lo mismo le daría que el felpudo fuese el de su madre, el de su hija o el de su hermana. ¿Desagradable? Pues ése es el modelo «natural» de familia, ya que estamos.

No solo eso; una parte relevante de los de colgajo buscarían otros con colgajo para satisfacer sus impulsos y lo mismo pasaría con las del felpudo, parte de las cuales buscarían otros felpudos. Y luego ya se sabe, el si-te-he-visto-no-me-acuerdo. O a lo mejor sí se acuerdan, vaya usted a saber.

¿Es éste el modelo «natural» de familia que defendía el señor obispo? No, ya hemos dicho que no. En su modelo «natural» los homosexuales y las lesbianas son borradas de un plumazo (con perdón). Solo existe «lo heterosexual», lo procreador y cuando un colgajo (uno solo) se acerca a un felpudo (uno solo) se lo queda para toda la vida (y viceversa, claro). ¿Natural? ¿Qué tiene eso de natural?

Tan natural es el matrimonio homosexual como el heterosexual como el poligámico como cualquier otra forma de organización social. Otra cosa es que hablemos de tradición: en el mundo cristiano la tradición ha sido marginar y negar la existencia de los no-heterosexuales. Bonita tradición. No es comparable con el mundo islámico donde perfectamente te pueden condenar a muerte por ser homosexual, pero los cristianos no pierden la ocasión de manifestar que si hay algún avance social para estas personas no es con su aprobación. ¿Por qué cuando Dios creó el mundo se quedó tan corto repartiendo bondad?