Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Política

Archipiélago Gulag (III)

Publicado en

En la segunda guerra mundial, Occidente defendió su libertad y la defendió para sí mismo, pero a nosotros (y a la Europa del Este) nos hundió en una esclavitud dos veces más profunda.

La última tentativa de Vlásov fue la siguiente declaración: el mando del ROA estaba dispuesto a comparecer ante un tribunal internacional, pero la entrega del ejército a las autoridades de la URSS, donde les esperaba una muerte cierta, era tanto como entregar un movimiento de oposición, lo cual contravenía el Derecho Internacional. Nadie oyó este grito desesperado, e incluso la mayoría de jefes militares estadounidenses se quedaron estupefactos al enterarse de que había rusos no soviéticos; lo más natural era ponerlos en manos soviéticas.

El ROA no sólo capituló ante los norteamericanos, sino que suplicó que aceptaran su rendición y les garantizaran, aunque sólo fuera, que no iban a ser entregados a los soviets. Y a veces, por simpleza, había oficiales medios estadounidenses que no estaban versados en la gran política y accedían a hacer esta promesa (todas las promesas fueron incumplidas más tarde, engañaron a los prisioneros). La Primera División al completo (el 11 de mayo cerca de Pilsen) y casi toda la Segunda toparon con una muralla de armas erigida por los norteamericanos, quienes se negaron a hacerlos prisioneros y admitirlos en su zona. En Yalta, Churchill y Roosevelt se habían comprometido con su firma a repatriar a todos los ciudadanos soviéticos, en particular los militares, pero no se había dicho si esta repatriación sería voluntaria o forzosa, pues ¿qué país puede haber en el mundo cuyos hijos no deseen volver voluntariamente a la patria? Toda la miopía de Occidente se condensó en las rúbricas de Yalta.

Archipiélago Gulag. Alexander Solyenitzin. Pág 308

En aquel mismo mayo de 1946, en Austria, Inglaterra tuvo un gesto parecido de lealtad hacia su aliado (aunque debido a nuestra habitual modestia, no se hizo público en nuestro país) al entregar al mando soviético un cuerpo de Ejército cosaco (de cuarenta y cinco mil hombres) que se había abierto paso desde Yugoslavia. Esta entrega tuvo un carácter artero, en el espíritu tradicional de la diplomacia inglesa. Hay que decir que los cosacos estaban dispuestos a luchar hasta la muerte o cruzar el océano, ya fuera a Paraguay o a Indochina, todo con tal de no entregarse vivos. Los ingleses comenzaron por darles mayor ración, les entregaron unos soberbios uniformes ingleses, les prometieron incorporarlos a su Ejército y llegaron incluso a hacerles pasar revista. Por esta razón no recelaron cuando les propusieron entregar las armas con el pretexto de unificarlas. El 28 de mayo convocaron a todos los oficiales de grado igual o superior al de jefe de escuadrón (más de dos mil hombres) en la ciudad de Judenburg, sin los soldados. El pretexto era que iban a tratar con el mariscal Alexander sobre los futuros destinos del Ejército.

El engaño se desencadenó por el camino, cuando los oficiales fueron puestos bajo fuerte escolta (los ingleses los apalearon hasta hacerles sangrar). Luego la columna motorizada fue adentrándose gradualmente por un corredor de tanques soviéticos hasta que al entrar en Judenburg fueron a dar a un semicírculo de furgones celulares, junto a los cuales ya había una escolta esperándolos con unas listas. Los cosacos ni siquiera podían pegarse un tiro o clavarse un puñal: les habían quitado todas las armas. Algunos se arrojaron desde un alto viaducto contra las rocas o derechos al río. La mayoría de los generales entregados eran emigrados, habían sido, pues, aliados de aquellos mismos ingleses en la primera guerra mundial. Durante la guerra civil los ingleses no habían encontrado tiempo para darles las gracias y ahora saldaban su deuda.

En los días siguientes, los ingleses tan mendaces como antes, entregaron a los soldados rasos cargados en vagones envueltos en alambre de espino. (El 17 de enero de 1947 los periódicos soviéticos difundieron el ahorcamiento de los generales cosacos Petr Krasnov, Shkuró y algunos más.)

Archipiélago Gulag. Alexander Solyenitzin. Pág 310

Aprovechemos la rara oportunidad que se nos brinda para citar algunas de las frases que han quedado del abogado defensor (el letrado S.Y. Gurovich):

«No existen pruebas de culpabilidad, no existen hechos, ni existe una acusación… ¿Qué dirá la Historia? — (¡fíjate tú, qué miedo! ¡Nadie recordará, nadie dirá nada!) — En Petrogrado la incautación de los tesoros de la Iglesia se ha llevado a cabo sin el menor incidente y, sin embargo, el clero de la capital se halla en el banquillo de los acusados y hay voces que exigen su muerte. El principio fundamental en que ustedes hacen hincapié es la salvaguarda del régimen soviético. Pero no olviden que la Iglesia crece con la sangre de sus mártires — (¡menos en este país!) —. No tengo nada más que decir, y sin embargo me cuesta ceder el uso de la palabra. Mientras duren los debates, los acusados seguirán con vida. Pero cuando éstos terminen, terminarán sus vidas…».

El tribunal condenó a muerte a diez de los acusados.

Archipiélago Gulag. Alexander Solyenitzin. Pág 417

Alucinante

Publicado en

¿Pensión de 24.000 euros mensuales, que es el 60% del sueldo actual más una cantidad fija?

¡Mamá quiero ser artista!

Noticia del 2010:
http://www.rtve.es/noticias/20100225/comunicado-sgae-sobre-pension-teddy-bautista/320362.shtml

Pe Punto Rubalcaba se burla de los españoles

Publicado en

El agua moja, el fuego quema y Pe Punto Rubalcaba miente.

Dice este señor que se va a esforzar “en explicarle a la gente que sé lo que tenemos que hacer para crear empleo“.

Si sabe qué tiene que hacer solo cabe pensar que el gobierno socialista nos ha llevado a propósito a la situación actual, negándose a aplicar esas medidas que saben que son las correctas.

¿Y por qué no aplican ahora esas medidas, en lugar de esperar a que haya elecciones y un nuevo gobierno? Pues por la misma razón por la que no lo han hecho en los últimos 7 años, porque la realidad es que con su ideología no se crea ni empleo ni riqueza, solo se destruyen.

Que los creadores de la crisis y responsables del desempleo digan que tienen el remedio contra ellos mismos es surrealista.

Este calvo que hablaba el último…

Publicado en

José Bono, el propietario de la hípica Almenara, acudió a un programa de televisión:

“Este calvo que hablaba el último…” José Bono, dueño de una hípica, refiriéndose al periodista Carlos Dávila

¿De qué se ríe Jordi González?

El calvo, el maricón, el negro, el gordo, …

Este empresario, ¿estará amparado por la libertad de expresión o le es de aplicación la Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación? ¿Multará Sebastián a la cadena de televisión en la que habló Bono, por sus hirientes palabras hacia las personas calvas?

Bono lo único que quiere es la foto

Por otro lado este empresario hizo ayer el ridículo más absoluto con la celebración de un “Homenaje a las víctimas del terrorismo“, al que las principales asociaciones de víctimas no acudieron. Los políticos solo buscaban la foto, sin permitir hablar a las víctimas, e incluso dejaron entrar en el “homenaje” a los miembros del Tribunal Constitucional (con Pascual Sala al frente) que permitieron a Bildu meterse en las instituciones. Hace falta caradura. ¡Qué cinismo! Surrealista.

Zapatero tiene que convocar elecciones anticipadas

Publicado en

Entre gobernar mirando por el bien de España y no hacer nada, pensando en no perjudicar aun más las opciones electorales de Galfredo, ZP ha escogido lo segundo, dejar pasar los meses que quedan hasta la primavera de 2012 sin molestar al nuevo líder del PSOE. Estando pero sin estar. A España la termina de hundir, tratando de salvar al PSOE que al parecer es para él un partido nada discutido y nada discutible. Ésas son sus prioridades.

Es suficiente para exigirle la convocatoria de elecciones anticipadas.

Pero además no ha dado una sola explicación de la presencia de Bildu-ETA en los ayuntamientos. ¿A cambio de qué, ZP? ¿A cambio de qué diste la orden de que se les permitiera presentarse cuando el Tribunal Supremo dejó bien claro que eran ETA? Pero no solo les ha permitido estar ahí, sino que se ha metido, nos ha metido, en un jardín del que ni quiere ni sabe salir. Porque ni quiere ni sabe actuar contra Bildu. Ni quiere ni sabe hacer que se cumpla la legalidad. Ni quiere ni sabe plantar cara a los batasunos. ¿Y ahora qué, ZP?

Primero debería explicar porqué está Bildu en los ayuntamientos (¿qué ha recibido el PSOE a cambio?) y al minuto siguiente dimitir y convocar elecciones anticipadas.

Está claro que una parte de la izquierda cree que la mejor forma para recuperar el poder es agravar aun más los problemas económicos y ganar en un clima social revuelto lo que la normalidad democrática nunca les daría. ¿También tú, ZP?

El auge del fascismo en España

Publicado en

La realidad española es que no existe estado de derecho. El fascismo ya no solo está presente en el País Vasco y en Cataluña, sino que cada vez con mayor frecuencia se manifiesta en el resto de España. Ahora cuando un grupo de intolerantes revienta un acto de un político ya no se puede asumir que ha sido en Barcelona, donde los nazis campan a sus anchas, sino que perfectamente puede pasar en Madrid, donde la izquierda radical cada vez está más envalentonada, o en Murcia, por decir algo.

Y ya no tienen suficiente con los personajes públicos, sino que han dado un nuevo giro de tuerca: ahora también acosan e increpan a particulares, como le ha sucedido a Francisco José Alcaraz en Murcia cuando un grupo de batasunos le ha recriminado sus opiniones en contra de los terroristas. Esta gente se cree con derecho a hacer lo que les venga en gana y quienes tienen la obligación de pararles los pies no solo no lo hacen sino que les aúpan a los ayuntamientos para que puedan ejercer el terror con mayor facilidad.

¿Es que ya nos parece normal que una persona sea increpada en la calle por sus opiniones políticas? ¿Es eso un estado de derecho?

¿Es ésta la España de los derechos, en la que los grupos de violentos hacen y deshacen lo que les apetece?

Bueno, como dice Luis del Pino, vamos cuesta abajo: se empieza cometiendo asesinatos y se acaba perdiendo los modales.

¿Piña contra el socialismo?

Publicado en

Propone Agapito Maestre que nos agarremos como a un clavo ardiendo a “lo que hay”, es decir al PP, con tal de lograr el objetivo básico de que los socialistas pierdan el poder. Dice del PP que “no les busquemos más defectos de los que tienen“.

Yo no soy partidario de silenciar los defectos de unos y alabar los de los otros. Lo cual no quiere decir que llegado el momento no vote con la nariz tapada a los mismos a los que critico.

Luis Herrero entrevista a María San Gil:

Me parece especialmente interesante escuchar desde el instante 22:30 hasta el el 30:00

Éste es  el PP de Rajoy y éste es Rajoy.

Si alguien quiere silenciarlo, que lo haga.

Enlaces:
María San Gil: así es ella, por Dieter Brandau

Archipiélago Gulag (II)

Publicado en

¿Cómo hay que entender una palabra como malvado? ¿Qué queremos decir exactamente con ella? ¿Existe semejante cosa en el mundo? 

Nuestra primera reacción sería responder que no puede haber malvados, que no los hay. En los cuentos es lícito hablar de ellos, porque son para niños y hay que simplificar las escenas. Pero cuando la gran literatura mundial de los siglos pasados -Shakespeare, Schiller o Dickens- nos presenta una tras otra semblanzas de malvados de un negro espeso, los malvados nos parecen casi de guiñol, poco acordes con la sensibilidad moderna. Debemos fijarnos sobre todo en cómo están caracterizados: tienen perfecta conciencia de su maldad y de su alma tiznada. Razonan así: no puedo vivir sin hacer el mal. ¡A ver si enfrento al padre contra el hermano! ¡Qué deleite, ver padecer a mis víctimas! Yago dice sin tapujos que sus objetivos e impulsos son negros, nacidos del odio. 

¡No, no suele ser así! Para hacer el mal, antes el hombre debe concebirlo como un bien o como un acto meditado y legítimo. Afortunadamente, el hombre está obligado, por naturaleza, a encontrar justificación a sus actos. 

Las justificaciones de Macbeth eran muy endebles y por eso su conciencia acabó con él. Yago era otro corderito. Con los malvados shakespearianos bastaba una decena de cadáveres para agotar la imaginación y la fuerza de espíritu. Eso les pasaba por carecer de ideología 

¡La ideología! He aquí lo que proporciona al malvado la justificación anhelada y la firmeza prolongada que necesita. La ideología es una teoría social que le permite blanquear sus actos ante sí mismo y ante los demás y oír, en lugar de reproches y maldiciones, loas y honores. Así, los inquisidores se apoyaron en el cristianismo; los conquistadores, en la mayor gloria de la patria; los colonizadores, en la civilización; los nazis, en la raza; los jacobinos y los bolcheviques, en la igualdad, la fraternidad y la felicidad de las generaciones futuras. 

Gracias a la ideología, el siglo XX ha conocido la práctica de la maldad contra millones de seres. Y esto es algo que no se puede refutar, ni esquivar, ni silenciar. ¿Y cómo después de esto podríamos atrevernos a seguir afirmando que no existen los malvados? ¿Quién, pues, exterminó a esos millones? Sin malvados no hubiera habido Archipiélago.

Archipiélago Gulag. Alexandr Solzhenitsyn (Pág 210)

Con defensas como ésta, ¿quién necesita que le ataquen?

Publicado en

Un auténtico crack. Se llama Santiago Navajas y ha escrito un artículo en el que defiende que a lo largo de la historia ha habido personajes muy relevantes en el ámbito cultural que han sido de derechas. Y pone como ejemplo a partidarios de “dictaduras clasistas, meritocráticas y aristocráticas”, lo que según él ha constituido la utopía derechista perfecta (¿eso es lo que anhela la derecha? Será él…), un mussoliniano y un antisemita filonazi.

¿Qué persona de derechas se identifica con esas características que son prácticamente definitorias de la extrema izquierda? ¿La derecha es la extrema izquierda?

Yo no conozco ninguna persona de derechas partidaria de las dictaduras, antisemita o filonazi. Homófobos sí, religiosos sí, ¿pero totalitarios, antisemitas o filonazis? Y sin embargo esos son rasgos de la izquierda actual. Y es lógico que esos rasgos no encajen en el concepto de “derecha”, porque el enfrentamiento entre el comunismo y los fascismos de izquierdas del siglo pasado, el de Mussolini y el de Hitler, no convierte a ninguno de ellos en derecha ni en extrema derecha. Vamos, que por mucho que los comunistas y los nazis no se tragasen entre ellos eso no transforma a ninguno de los dos en “de derechas”. Son primos hermanos (reñidos, eso sí), pero de izquierdas de arriba a abajo. Pero claro, para la izquierda el enemigo siempre es tachado de ser “la derecha”, aunque por sus venas corra su misma sangre. Lo que tiene delito es tragarse la propaganda de la izquierda, como hace Santiago Navajas. Toda una joya.

La izquierda rabiosa

Publicado en

El pasado domingo un grupo de fascistas cercó durante horas la casa de Rita Barberá, la alcaldesa de Valencia. Se profirieron insultos y se la increpó empleando megáfonos. Cuando los asaltantes se fueron dejaron una amenaza de muerte pintada en el suelo: “Muérete Rita”.

Estos grupos de intolerantes son incapaces de regirse por el sistema democrático: Rita Barberá ha sido reelegida alcaldesa con el apoyo de una abrumadora mayoría de los valencianos. La gente ha hablado democráticamente en las urnas y cierto sector de la izquierda no está dispuesto a aceptar el resultado ni de esas elecciones ni el de las de la próxima primavera: “si no consigo el poder la democracia no me vale”.

Si este hecho es condenable desde cualquier punto de vista, mucho más lo es la agresión sufrida por un diputado invidente al que otro grupo de fascistas intentó robar el perro guía al grito de “es ciego, pero también es diputado“. Es difícil imaginar a alguien tan cobarde, tan miserable desde el punto de vista humano, tan enfermo como para actuar de esa manera. Al igual que las amenazas de muerte a la alcaldesa de Valencia, creo que la agresión a este diputado es todo un ejemplo de cuál es la calidad humana de estos grupos de animales. ¿Qué futuro tendríamos gobernados por gente así? Espero que la extrema izquierda esté siempre muy lejos de cualquier forma de poder político.