Canal RSS

Archivo de la etiqueta: nazional-socialismo

EEUU denuncia la vulneración de los derechos humanos en Cataluña

Publicado en

Un nuevo informe del Departamento de Estado de los EEUU denuncia las políticas de limpieza lingüística del gobierno nacional-socialista de Cataluña.

En la España de Zapatero no solo se violan impunemente los derechos lingüísticos de los españoles sino que los políticos desobedecen abiertamente las sentencias de los tribunales sin que su desacato tenga consecuencias penales.

La denuncia de los EEUU no resuelve el problema pero al menos llama la atención a nivel internacional sobre la «España de los derechos» de Zapatero, que no deja de ser una dictadura en la que las leyes se violan de forma sistemática por parte de la casta política.

Putos nazis catalanes y puta lengua local

Sedición

Publicado en

Según el código penal español (artículo 544):  Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

CiU y PSC pactan ignorar la sentencia del Supremo sobre libertad lingüística

Y el gobierno de ZP  no sabe qué decir ante la negativa de su propio partido a cumplir una sentencia del tribunal supremo.

¿Y a quién se juzga por sedición? Pues a los controladores aéreos, claro.

Saboteur

Publicado en

Saboteur es un juego de mesa que se juega con cartas. Juegan varios jugadores y a cada uno de ellos se le entrega al comienzo una carta que le asigna un papel: enanito constructor de túneles, o saboteador. Los enanitos usarán sus cartas para tratar de construir un túnel que les lleve a encontrar una pepita de oro. Los saboteadores por el contrario harán lo posible para que las cartas se agoten sin que el túnel haya llegado a su destino.

La misión de cada jugador es secreta, hasta que por su forma de comportarse se delatan, claro. Existen cartas para construir y destruir el túnel, pero también existen cartas para bloquear y desbloquear a otros jugadores. Si eres un enanito y crees que fulanito es un saboteador, quizá uses tu turno de juego para bloquearle e impedirle que entorpezca la construcción. También los saboteadores pueden bloquear y desbloquear a otros jugadores.

Y algunas acciones de la nueva COPPE me han recordado ese juego.

Sorprendente fue que Ignacio Villa dorase la píldora a Gallardón.

No menos alucinante fue que lleven a dirigentes de ERC al programa de la mañana de la COPE, para que defiendan sus posturas independentistas. Quizá sea un premio al cierre decretado por ERC y sus socios de emisoras de la COPE en Cataluña, o a los ataques a las sedes de esta emisora por parte de miembros de ese partido nazional-socialista. Ni un poquito de dignidad queda en esa emisora.

Leo con estupor que la COPE va a incorporar a sus tertulias de forma permanente a un nazional-socialista del BNG. Darle voz a quien quiere silenciarte es de estúpidos o de traidores. Además es un insulto para quienes han sufrido la tiranía del BNG y del PSOE en la legislatura pasada, con acciones de limpieza lingüística comparables a las que el PSOE impone en Cataluña. Pero ante todo es un acto de sabotaje a una larga trayectoria de esta cadena en defensa de nuestros derechos y libertades.

En los últimos tiempos son varios los túneles que pareciendo sólidos han sido hundidos por hábiles saboteadores, que disimulando sus intenciones solo han sido detectados cuando el mal ya estaba hecho.

Rajoy hundió el PP, dañando de forma irreversible la imagen de la derecha española.

Zarzalejos hundió el ABC, convirtiéndolo en una fotocopia a escala reducida de El Pis.

García Casquero hundió la AVT, que ha desaparecido del mapa.

Y quien quiera que dirija la COPE, está claro que no es un enanito constructor.

Como dice un comentario en uno de los enlaces que pongo ¡Qué ganas tenían en la COPE de bajarse los pantalones ante los independentistas!

Los vecinos del quinto son una nación

Publicado en

Un amigo me pasa este vídeo.

¿Por qué presionan los nazis catalanes al Tribunal Constitucional?

Publicado en

En los últimos días se suceden las declaraciones de los políticos sobre la siempre futura sentencia del Tribunal Constitucional sobre el nuevo Estatuto de Cataluña. Lo primero que piensa uno es que están presionando al tribunal, especialmente cuando afirman que no respetarán la sentencia si no les es favorable. Pero por otro lado no cabe duda de que esa sentencia, lejos de aportar justicia, lo que hará será pastelear. Para eso han puesto ahí los políticos a esos togados (llevan toga, pero no merecen ser llamados jueces).

Por eso me extraña que presionen al tribunal. ¿Es que acaso esos togados no saben lo que tienen que hacer para contentarles?

De entre todas las presiones me llama la atención ésta, en la que un nazional-socialista catalán afirma que «una sentencia como la que se prevé podría crear un alud de gente que exigiera en los tribunales educación en castellano para sus hijos, o que reclamara el derecho de poder funcionar en castellano en cualquier ámbito de la administración», algo que considera este «señor» que sería muy negativo.

Teme pues este señor que la limpieza lingüísitica se les venga abajo y la gente, hasta ahora atemorizada, desorganizada e incapaz de plantar cara al nazional-socialismo, se subleve masivamente y exija que se respeten sus derechos consitucionales y los derechos humanos.

Pues lo cierto es que tampoco entiendo ese catastrofismo: la gente es muy cobarde como para enfrentarse a un régimen como el catalán, y además en el caso de la escolarización teme por sus hijos, a los que pondrían en la picota, en el punto de mira de los nazis. Me extrañaría ver ese efecto alud, en el que poco a poco la gente fuese exigiendo sus derechos hasta que el régimen totalitario catalán quedase sepultado para siempre. Quizá soy pesimista, pero la sociedad catalana me parece demasiado podrida para salir de su situación.

En definitiva, no entiendo nada de las presiones al TC.

http://www.libertaddigital.com/nacional/nuevas-presiones-sobre-el-tc-tras-difundirse-que-habria-una-mayoria-contraria-al-estatut-1276368481/

http://www.libertaddigital.com/nacional/maragall-apoya-a-carod-y-llama-a-una-manifestacion-previa-a-la-decision-del-tc-1276368434/

Las leyes son el gran instrumento al servicio de las malas personas

Publicado en

Zapatero decía estar a favor de la limpieza lingüística, porque «hay que respetar las normas«. Teniendo en cuenta que es el PSOE el que gobierna en Cataluña, esa frase se puede traducir en «me parece bien porque hay que obedecerme«. Respetar las leyes es obedecer la voluntad del que las impone.

«Hay que respetar las normas» o «las leyes están para cumplirlas», lo mismo me da, que me da lo mismo.

«Si nadie cumpliera las leyes esto sería el caos». Desde luego, pero no se puede caer en un simplismo de ese calibre: si todas las leyes fueran justas… La cruda realidad es que las leyes no son «justas por definición», y en la práctica las leyes que se aprueban en nuestro país no pasan ningún tipo de control, pues los supuestos controladores (tribunales constitucional y supremo) no son más que extensiones del gobierno (la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985, de González, por la que el legislativo nombra a los miembros del judicial), a menudo más sectarios que los propios políticos.

En un estado de derecho no solo es importante que existan leyes escritas que deben cumplirse, sino que éstas deben ser justas.

Y vuelvo al «hay que respetar las normas» del inefable. Por un lado una muestra clara de la ausencia total de ética de este infame político. No hay nada bueno ni malo de por sí para él: bueno es lo que él desea, y malo lo que le molesta. Pero por otro lado demuestra su talante totalitario: abogando porque la ciudadanía no se rebele contra las leyes injustas. Algo así como que todos fuéramos tan indolentes y faltos de criterio como Rajoy.

Eso de «las leyes están para cumplirlas» es la típica bazofia, el típico mantra que a los totalitarios les interesa transmitir a la población: no se rebele, sea sumiso, acate la ley…

El adoctrinamiento en las escuelas se ha impuesto usando leyes.

La limpieza lingüística en Cataluña se ha impuesto usando leyes.

Todas las medidas contra los judíos en la Alemania nazional-socialista eran perfectamente legales. Todas venían respaldadas por sus respectivas leyes: Ley para la Restauración del Servicio Profesional Civil, Leyes de Nüremberg de Pureza Racial, Ley para la Protección de la Sangre y la Pureza Alemanes, etc.

Los ciudadanos nos vemos indefensos ante las leyes injustas que aprueban los gobiernos totalitarios, como el de Zapatero. Los gobernantes y sus leyes son mucho más temibles que los peores delincuentes: generan más injusticia, más dolor, más muertes, más discriminaciones y por supuesto más guerras.

¿Hay que acatar las leyes?

La respuesta «pacífica y civilizada» es recurrir las leyes injustas ante los jueces nombrados por los propios políticos. O sea que no existe respuesta pacífica y civilizada, porque ante la corrupción del sistema judicial, recurrir legalmente no es respuesta, sino acatamiento. Pero es que algunos no somos violentos, y precisamente por eso el crimen de los políticos y jueces es doble, porque cuentan con esa debilidad de las personas normales para seguir con sus abusos de poder.

La puta España de Zapatero

Publicado en

Un anónimo denuncia a un comerciante por no rotular en catalán en Sant Boi

¿Una denuncia anónima? Casi lo de menos es que la rata apestosa que ha denunciado a ese comerciante se esconda en el anonimato (si no se esconden en el anonimato lo hacen en la jauría, así que no sé que es peor). Se diría que uno debe tener libertad para poner el letrero de su negocio en el idioma que le salga de las narices (el que sea), sin que por ello deba ser perseguido, denunciado, multado o agredido. En la puta España de Zapatero, los nazional-socialistas del PSC imponen y los súbditos nos sometemos. Las libertades individuales violadas para preservar la raza, la lengua, el territorio o lo que en cada momento decida la élite que nos domina.

Limpieza lingüística a manos de los mismos que no hace tanto practicaron la limpieza étnica.

Hace un par de días vi la película Hotel Rwanda, y la verdad es que viendo la película me di cuenta de que no estamos nada lejos de las matanzas entre hutus y tutsis (¿nos suena la Guerra Civil española?). Muchos años de leyes y actos discriminatorios y de fomento del odio entre los ciudadanos solo pueden acabar mal. La basura que nos gobierna no solo lo hace desde la arrogancia y prepotencia del que se cree tocado por la verdad absoluta, sino que no tiene el más mínimo reparo en fomentar el odio entre los españoles, en avivar la tensión creando un «ellos» y un «nosotros». O un «nosotros» y «las cucarachas» (como llamaban en la película los hutus malos a los tutsis). «Nos interesa que haya tensión«. Desde luego pueden estar satisfechos, porque su forma de gobernar crea la máxima tensión posible.

Por cierto, que el comerciante de Sant Boi no se explicaba la denuncia, y venía a decir que él era de «los nuestros», de los que acatan y callan:

»El trabajador asegura en el diario que «creía que no tenía ningún enemigo, pero parece que no es así«. Mora asegura no tener «nada en contra» de la lengua catalana, y de hecho se declara «bilingüe». Redacta los presupuestos de la empresa en catalán, y siempre ha matriculado a sus hijas, «catalanas al cien por cien«, en colegios que «apuestan por la enseñanza del catalán», y sin embargo aún así ha sido denunciado.»

¡Si yo soy hutu! ¿Cómo me hacen esto?

Zapatero se muesta de acuerdo con multar por rotular solo en castellano. Supongo que siendo el partido que él dirige el que lo hace, no hacía falta que aclarase cuál es su postura. Habla como si él se enterase por la prensa de lo que él ordena hacer.

Al principio parecía exhibir algo de pudor y negaba que eso pasara (el pobrecito no tenía constancia de las quejas de los comerciantes). Ahora que le consta dice que está de acuerdo. Si no tuviese tanto poder y tanta capacidad para hacer el mal, sería solo patético.