Canal RSS

Archivo de la etiqueta: despilfarro

La res publica

Publicado en

Res publica.

Res: animal vacuno.

Res publica: vaca pública.

La vaca pública come pienso público, lógicamente. Como el pienso público «no es de nadie» la vaca acaba engordando más de la cuenta y no a base de clembuterol precisamente. Hablamos entonces de «vacas gordas», símbolo de prosperidad y abundancia económica, al menos para las vacas gordas.

Strauss-Kahn cobrará una pensión vitalicia de 17.500 euros/mes. No 1.750 euros/mes, que ya sería una pensión más que digna para cualquiera, sino 10 veces esa cantidad. Su sueldo mensual ha sido el doble del que cobrará como pensión, es decir 20 veces 1.750 euros cada mes, ganando medio millón de dólares al año.

Pero ahí no acaba la cosa, porque recibirá un finiquito equivalente a un año de pensión, pagado a tocateja.

¡Para que luego digan que hay crisis! Ya no es cuestión de llegar o no a fin de mes, es que el que no se hace rico es porque no quiere.

20.000 litros de gasto subestúpido

Publicado en

Son los litros que nuestro particular capitán Nemo (con N) gastó estúpidamente para pasar la noche con su mujer. De Abu Dhabi a Túnez haciendo noche en Madrid. Una vez más este señor es todo un ejemplo de austeridad y de lucha contra la contaminación en el planeta.

http://www.libertaddigital.com/mundo/zapatero-gasto-20000-litros-de-combustible-para-pasar-la-noche-con-su-mujer-1276415995/

 

El sheriff de Nottingham tiene coartada

Publicado en

¿Para qué sirven los impuestos? Escuché cómo una profesora le decía a una niña que servían para hacer hospitales, carreteras, pagar a los policías, etc. Sin duda esta señora mentía, o lo que es más grave, le trasladaba a la niña sus ideas políticas. No le contó la verdad, o en todo caso no toda la verdad. Los impuestos como todos sabemos sirven para pagar mapas de excitación del clítoris o estudios sobre topografías domésticas en el imaginario femenino. Los impuestos sirven para pintar techos de colorines, regalo de Rodríguez Zapatero al mundo, que pagamos todos y que cobran los de siempre. Solo son varios millones de euros, nada del otro mundo, algo que no taparía ninguna necesidad doméstica, y que un país que nada en la abundancia, como el nuestro, puede permitirse con tal de que el señor Rodríguez salga en los periódicos. Para eso sirven los impuestos. Y también para pagar el modus vivendi de los políticos, de uno y otro percal. El dinero que despilfarran estos señores, lo pagamos los de siempre con los impuestos. La basura de trabajos que generan «los de la ceja», casi todo películas que vacían las salas de los cines, la pagamos los pringaos de siempre. Las «subvenciones» que pagan sus drogas no salen de las piedras, sino del trabajo honrado de los ciudadanitos de a pie, de los que somos más iguales que ellos, que son más diferentes y, a la vista está, más listos.

Carreteras y hospitales, sí, pero también despilfarros, dinerito fácil para los políticos y pago por los servicios políticos prestados a los estómagos agradecidos. Para eso sirven los impuestos. Contarle solo lo primero a la niña es engañarla: la realidad es la otra y la niña debe saber que estará obligada a pagar «todo» eso con su dinero, quiera o no quiera. Pero esta vez el Sheriff de Nottingham tiene excusa para ahogar a las familias y despilfarrar el dinero que tanto necesitan los parados o los enfermos: ha sido elegido democráticamente. Pagas, te jodes y te callas. Lo mismito que el sheriff. Los políticos pueden despilfarrar lo recaudado como les salga de los mismísimos. Hasta pueden alimentar el guerracivilismo entregando ese dinero a partidistas y sectarias organizaciones de «memoria histórica», si es eso lo que les nace.

¿Por qué le contamos a la niña cosas que no son verdad?