Canal RSS

Archipiélago Gulag (I)

Publicado en

Korolenko escribía a Gorki el 29 de Junio de 1921: “algún día la historia dirá que la revolución bolchevique reprimió a los socialistas y a los revolucionarios sinceros con métodos idénticos a los del régimen zarista”.  ¡Ojalá hubiera sido así! Habrían sobrevivido todos.

Alexandr Solzhenitsin, Archipiélago Gulag (pág 59)

Veamos ahora una imagen usual en esos años. Se estaba celebrando en la región de Moscú una conferencia distrital del partido. La moderaba el nuevo secretario del Comité Regional en sustitución del que habían encarcelado recientemente. Al final de la conferencia se adoptó una resolución de fidelidad al camarada Stalin. Naturalmente, todos se pusieron de pie (como se ponían de pie, de un salto, cada vez que se mencionaba su nombre en el curso de la conferencia). La pequeña sala prorrumpió en «tumultuosos aplausos que desembocaron en una ovación». Tres minutos, cuatro minutos, cinco minutos, y continuaban siendo tumultuosos y desembocando en ovación. Pero las palmas de las manos dolían ya. Se entumecían los brazos levantados. Los hombres maduros iban quedándose sin aliento. Se trataba de una estupidez insoportable incluso para los que adoraban sinceramente a Stalin. Pero ¿quién sería el primero que se atrevería a parar? Habría podido hacerlo el secretario del Comité Regional, que estaba en la tribuna y que acababa de dar lectura a la resolución. Pero él era reciente en el puesto y estaba en lugar del encarcelado, ¡él tenía miedo! ¡En la sala había miembros del NKVD aplaudiendo de pie y controlando quién paraba primero! ¡Y en aquella pequeña sala perdida, sin que llegaran al líder, los aplausos hacía seis minutos que duraban! ¡Siete minutos! ¡Ocho minutos! ¡Estaban perdidos! ¡Eran hombres muertos! ¡Ya no podían parar hasta que les diera un ataque cardíaco! En el fondo de la sala, por lo menos, entre las apreturas, se podía hacer trampa, se podía batir palmas más espaciadamente, con menos fuerza, con menos vehemencia, ¡pero en la presidencia, a la vista de todo el mundo! El director de la fábrica de papel del lugar, un hombre fuerte e independiente, de pie en la presidencia, era consciente de la falsedad de aquella situación sin salida, ¡y sin embargo aplaudía! ¡Ya iban nueve minutos! ¡Diez! Miró con desesperanza al secretario del Comité Regional, pero este no se atrevía a parar. ¡Una locura! ¡Una locura colectiva! Mirándose unos a otros con un atisbo de esperanza, pero fingiendo éxtasis en sus caras, los jefes del distrito aplaudirían hasta desplomarse, ¡hasta que los sacaran en camilla! ¡E incluso entonces, los que quedaran no vacilarían! Y en el minuto once, el director de la fábrica de papel adoptó un aire diligente y se dejó caer en su asiento de la presidencia. ¡Y se produjo el milagro!, ¿adónde había ido a parar aquel entusiasmo incontenible e inenarrable? Todos dejaron de aplaudir a la vez y se sentaron. ¡Estaban salvados! ¡La ardilla se las había ingeniado para salir de la rueda!

Sin embargo, así es como se ponen en evidencia los hombres independientes. De esta manera los eliminan. Aquella misma noche el director de la fábrica fue arrestado. Le cargaron fácilmente diez años por otro motivo. Pero después de firmar el 206 (el acta final del sumario), el juez de instrucción le recordó:

—¡Y nunca sea el primero en dejar de aplaudir!

Alexandr Solzhenitsin, Archipiélago Gulag (pág 98)

NOTA: 10 años de prisión era la pena estándar. Eso o el fusilamiento.

»

  1. Muchos “dobermanflautas” que sólo son de izquierdas por no saber qué quieren ser piensan que Alexander Solzhenitsin erra un alias que utilizaba Isaac Assimov, el autor de I robot y creen que estas historias son otras creaciones de su ciencia ficción… piensan, creen, vamos, quiero decir, quieren pensar, creer que…

    Lamentablemente no fue así.

    Vujadin Boskov, antiguo entrenador, dijo aquello de “fútbol es fútbol”, pues “dictadura es dictadura”, por muchas margaritas y porros que le coloquen encima.

    Lástima que estemos dominados por el euro y la codicia… Ay, José Luis (Perales, claro…) jijiji..

    Responder
  2. Sí, pero no todas las dictaduras tienen porqué ser iguales. Iguales en tanto que dictaduras, pero no es lo mismo que te fusilen sin motivo real y sin una legislación penal escrita, simplemente para cumplir las cuotas de represión establecidas por el partido, que que no tengas libertad de expresión, por ejemplo. Los niveles de estúpida represión de los comunistas, deteniendo, condenando y fusilando a cualquiera sin motivo racional, con millones de víctimas (por ejemplo la cuarta parte de la población de Leningrado, según el libro), no son comparables con otros regímenes dictatoriales. Siempre se pone como ejemplo a Hitler de las atrocidades que puede cometer el ser humano, pero los comunistas estaban, como mínimo, igual de locos.
    Encarcelaban a la gente sin motivo (10 años era la condena oficial), los servicios dejaban de funcionar (claro, sí es que han metido en la cárcel a los trabajadores) y cuando no se obtenían los resultados esperados acusaban a los que quedaban de “empecimiento” , o sea sabotaje. Imagínate el resultado: el campo dejando de producir, las escuelas con los maestros encarcelados, los ferrocarriles sin técnicos expertos en repararlos, etc. ¿La culpa? Oficialmente, los sabotajes de los contrarrevolucionarios.
    Demencial.

    Responder
  3. Ese libro rodaba por mi casa hacía mucho tiempo. Si le vuelvo a poner la vista encima, lo leeré.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: