Canal RSS

Mejor que me gusten las mujeres guapas, que ser gay

Publicado en

Silvio Berlusconi, primer ministro de Italia, ha afirmado que es mejor que le gusten las mujeres guapas que ser gay

Cuando el río suena es que agua lleva. Y si juntamos estas declaraciones con las de Rajoy de hace unos días cuestionando la legalidad del matrimonio entre homosexuales,  el mito de la derecha homófoba, retrógrada y cavernícola deja de ser un estereotipo para ser un hecho incuestionable. De mayor o menor magnitud, pero ese sector de la derecha está ahí.

Berlusconi, no sé si es derecha o no es derecha, pero está claro que podría ser socio fundador de Tarugos Mundi. Homófobo porque no da para más. Un pobre hombre con mucho dinero (y dueño de televisiones plagadas de detestables presentadores homosexuales, por cierto). Me parece increíble que una persona así pueda presidir un país.

En cuanto a Rajoy, me consta que personas mucho más inteligentes e íntegras que él cuestionan la necesidad de que el matrimonio homosexual también sea denominado matrimonio. ¿Es que no se puede conseguir lo mismo sin herir susceptibilidades? ¿Es que no basta con tener los mismos derechos, aunque sea bajo otra denominación? Entiendo que si personas que merecen mi respeto opinan que sí, no debe ser una idea descabellada, pero posturas como la de Rajoy me hacen pensar que no, que no hay porqué rehuir el conflicto, que no hay porqué conformarse con denominaciones de segunda. El nombre debería ser lo de menos, pero desde el momento en que alguien está tan preocupado porque el nombre sea diferente está claro que no es lo de menos. Dice Federico que él siempre ha  “defendido que no se llamase matrimonio al gay por lo que tiene de ofensa innecesaria a la tradición cristiana y a la familia que conocemos y en la que hemos nacido.” Y creo que se equivoca, porque esa tradición cristiana a la que se “ofende” es la de la discriminación/negación/curación de los homosexuales. Esa “familia que conocemos” es la que ha negado sistemáticamente la existencia y los derechos a todo aquello que se saliese de lo heterosexual. Y la familia en la que hemos nacido es simplemente ésa en la que las circunstancias sociales nos han dejado, porque poco a poco más niños/as nacerán y se criarán en familias no tan convencionales. Federico, me duele decirlo, pero te equivocas en eso, aunque no pongo peros al resto de tu escrito.

El matrimonio es una institución social que no pertenece a ninguna Iglesia o religión. Nació con el derecho romano, la todopoderosa Iglesia se lo apropió durante siglos y en los últimos tiempos se ha ido produciendo un retorno en todo occidente a su carácter secular. Ni el concepto ni el término matrimonio son propiedad de nadie.

¿A quién ofende que se denomine matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo? El argumento que se lee a menudo es que matrimonio siempre ha sido la unión de un hombre y una mujer. ¡Si hasta lo dice el diccionario! Claro, y hay que seguir discriminando a la gente según su orientación sexual porque es lo que se ha hecho siempre. Es la tradición. Y además lo dice el diccionario. Mantener la tradición que discrimina es más importante que corregir la discriminación. ¡Es que es tradición!

No hay discriminación porque pueden casarse con personas del otro sexo, como todo el mundo. Ése es otro gran “argumento”. Pero no pueden casarse con la persona a la que quieren, como “todo el mundo” (que somos los heterosexuales y nadie más). Afortunadamente, y salvo que Rajoy lo “arregle”, esta discusión pertenece al pasado pues al menos en España ya pueden casarse como todo el mundo.

Sin duda muchos detestamos la instrumentalización que hacen los zerolos del PSOE de estos temas, pero cuando Rajoy habla no tiene sentido arremeter contra el “lobby gay”. Eso es tirar balones fuera.

»

  1. Yo de niño conocí a gentucilla de ese tipo, que dudaban de la hombría de los que no les seguíamos el juego:

    -¿Que tú no robas? Es que eres mariquita.

    -¿Que no te metes en bandas y en peleas? Mariquita.

    -¿Que tú no te escaqueas de las clases? Mariquita.

    -¿Que no maltratas a los animales callejeros? Mariquita.

    -¿Que ya tienes trece años y aún no te has ido de putas? Mariquita.

    Etcétera, etcétera.

    La gentucilla crece para convertirse en gentuza, y desgracidamente los países mediterráneos no crecemos para tener líderes que sean algo más que chuloputas de mafia callejera o payasetes babosos. Ay.

    Responder
  2. Rajoy es bobo; Berlusconi, chusma; y el matrimonio debería ser un contrato privado al margen del Estado. Eso de que tenga que venir un político a decir con quién se puede casar uno y cómo se puede llamar eso excede lo tolerable.

    Responder
    • Quizá Rajoy vale para algo. Yo dejo la puerta abierta a que sea un crack coleccionando sellos o cultivando hortensias, por ejemplo. Como político un bobo, pero quizá tiene aptitudes ocultas (muy ocultas).

      En cuanto al matrimonio, por temas de cambios de nacionalidad del conyuge, pensiones, etc. no queda más remedio que pensar en un cierto control estatal. Pero desde luego tiene narices que tenga que venir un politico a decirte si te puedes casar con un hombre o con una mujer.

  3. Hola Dicybug,
    La verdad es que lo inteligente sería no darle importancia al nombre y renunciar a él para no tener problemas. No merece la pena discutir por esas cosas. ¡¡Es una tontería!! Lo importante es poder casarte con quien quieras y tener todos los derechos que eso implica. Que lo llamen como quieran.
    Un beso!!!

    Responder
  4. Amén a todo lo escrito (últimamente escribes mucho y no te sigo el ritmo de lectura). Un último argumento a favor del “matrimonio homosexual”: hoy en día los gays son los únicos que parecen interesados en contraer matrimonio, al resto de la gente, se la suda un poco.

    Yo tampoco en mi grupo porque no fumaba porros… es que eso de no fumar porros es muy duro a ciertas edades.

    No estoy del todo de acuerdo en que no se deba enseñar cierta ética a los niños en las escuelas. Que todas las personas merecemos respeto y debemos ser tratadas de manera equitativa y justa, sin importar raza, sexo, orientación sexual, identidad de género, canon corporal (gordo o flaco, guapo o feo, intersexual), estrato social, o lo que sea, por ejemplo, creo que es algo que sí se debe enseñar. Y, por otra parte, es inevitable no transmitir ciertos valores morales, que son, como mínimo, los que el docente tiene: es normal hablar de la pareja de cada uno, de sus hijos, de sus mascotas si las tiene, incluso de sus hobbies… Los libros de texto también llevarán impregnados ciertos principios morales del propio autor, aunque en este caso se suele intentar ser objetivo (bueno, en los manuales de la universidad, la objetividad no existe, y los autores exhiben sin pudor sus convicciones políticas, al menos en los míos).

    De todas formas no creo que los niños dejen de ser hijoputas por decreto-ley, en eso sí que te tengo que dar toda la razón. Y encima, responsabilizar de eso a los profesores…

    Responder
  5. Si el “matrimonium” (de mater, matris: madre) romano no hubiese sido entre hombres y mujeres, no se lo habría apropiado la Iglesia, tenlo por seguro.

    A los autores de esta propuesta les importan un huevo todos tus argumentos tan bien expuestos. Estoy convencido de que ellos van a lo que van, más que nada, porque el perfil intelectual de los mismos no me genera ninguna confianza: ellos no ven el derecho para casarse de gays salvo como voto y jodienda a la derecha. No tendría sentido pensar en sus profundidades socio-filosóficas.

    Por eso la batalla está en el nombre: si se llamase “homomonio” el debate estaría zanjado y estaríamos hablando de la pregunta que le hizo ayer en el senado a ZP la senadora de UPyD, hija del asesinado aquel por cuya muerte brindó Chaos con champán.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: