Canal RSS

No son vagos, son rojos

Publicado en

La huelga de hoy no es una cuestión “obrera” sino de izquierdas. Lo relevante no es que sean sindicatos, sino que sean rojos.

No ejercen la violencia para defender los derechos de los trabajadores (precisamente ellos, que son corresponsables de nuestra situación económica), sino como demostración de su poder, como amenaza, especialmente a los madrileños, de lo que son capaces de hacer si no gobierna la izquierda. Las fuerzas de izquierda ya no saben qué hacer para conseguir lo que los madrileños les niegan sistemáticamente, que no es otra cosa que llegar al gobierno de la capital.

¿Y paralizan todo el país para atacar a Esperanza Aguirre? Pues sí, entre otras cosas. Esta huelga general tiene claros precedente en la huelga salvaje en el metro de Madrid o el acoso ejercido por la izquierda al sistema sanitario de la Comunidad.

(Los ciudadanos se enfrentan a la violencia sindical en Gran Vía)

¿Violencia sindical? No, violencia de la izquierda. Observemos cómo el gobierno del radical Jose Luis Rodríguez Zapatero deja hacer a los suyos. Los piquetes bloquean calles, amenazan a autobuses escolares, impiden la distribución de la prensa escrita, destrozan comercios, amenazan a los comerciantes, etc. y Rodríguez Zapatero deja hacer.

Una huelga general debe ser el fruto del sentir de la población contra el gobierno. Siempre es un acto político, no obrero, pero solo en ese caso tiene sentido. Pero esto no es una “huelga general”, sino una demostración de fuerza de la izquierda, gobierno y sindicatos, ante los ciudadanos. No se enfrentan al gobierno, sino que es el gobierno el que saca a sus compadres a la calle para echar un pulso a los ciudadanos, especialmente a los madrileños.

Esta situación me recuerda las palabras de Azaña en 1931 (la izquierda en el poder y los rojos quemando iglesias y conventos impunemente)

– (Alcalá Zamora) No tiene la cosa la importancia que usted le da. Son unos cuantos chiquillos que juegan a la revolución y todo se calmará en seguida. Usted verá.

– (Maura) ¡Conque «fogatas de virutas»! Es usted un insensato. O me dejan ustedes sacar la fuerza a la calle o arderán todos los conventos de Madrid uno tras otro.

– (Azaña) Eso, no.  Todos los conventos de Madrid no valen la vida de un republicano.

La izquierda no tiene más patria que su ideología ni se rige por más ley que sus propios intereses.

Anuncios

»

  1. ¡¡ooommmmmmmm oooooommmmmmm!!

    Tu estómago, Dyci…

    “Un sindisocialista resabiado no vale el estómago de un amigo.”

    ¿Has visto el yoga para pestañas y patas de gallo?

    Es imprescindible hacerlo delante de un espejo… de paso te descojonas un rato y sigues con la gimnasia facial.. 🙂

    Responder
  2. Hola Dicybug,
    ¿No les sabrá un poco mal estar tan desprestigiados?
    Un beso!!!

    Responder
  3. Lo malo es que cinco años después de ese diálogo, tuvimos una guerra civil. La cosa pinta fea si empezamos a recordar la época de la segunda república.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: