Canal RSS

La generación de los caraduras

Publicado en

¿Por qué un señor que tiene una peluquería tiene que pagar derechos de autor por poner música en la misma, pero los que cobran esos supuestos derechos de autor no pagan por llevar el peinado de ese peluquero? ¿O por ir en coche, que los coches también tienen “autor”? El sobre de azúcar, la taza, el café, la silla, la mesa, la barra y la pared que se ve en la cafetería donde esos “señores” toman café, tienen un autor que debería cobrar sus derechos de autor. Cuando esos “señores” hablan, emplean unas palabras inventadas por otros, que no les pertenecen ¿por qué no pagan derechos de autor? Las notas musicales, los instrumentos musicales, los ordenadores, las bombillas que les iluminan tienen autores que no están cobrando derechos de autor. El profesor que les dio clase en primaria, ¿no debería recibir su parte en concepto de derechos de autor?

Los trabajadores no pagan derechos de autor por la camisa que llevan, ¿pero sí por la música que ponen en su trabajo? Como mínimo el que vive de cobrar unos supuestos derechos de autor, debería pagar los derechos de autor que los que trabajamos actualmente no les estamos cobrando. La generosidad tiene un límite y deben empezar a pagar, y con efectos retroactivos, ya puestos. Todo tiene un autor, no solo la música y las películas, y todo es cultura, la ropa que se lleva, el peinado, la decoración de una cafetería o las gafas que llevan puestas.

Estamos llegando al absurdo de que familiares de autores literarios que ya han muerto están reclamando haber sido los autores de sus obras para cobrar así multimillonarios derechos de autor. Y otra gente reclamando dinero porque el nombre de un producto electrónico se parece al nombre de un personaje de una novela de ficción escrita por un familiar suyo. O sea pretenden cobrar por no haber hecho nada. Curiosamente el nombre al que me refiero es “nexus”, un término del latín por el que no se cobró derechos de autor al escritor en cuestión y por cuyo uso los familiares listillos no se han ofrecido a pagar el correspondiente “canon”. Tiene narices que los familiares pidan derechos de autor por el uso de un término del latín. Tiene narices que haya gente que pida derechos de autor porque en un bar está puesta una TV, mientras ellos no pagan derechos de autor por el coche, la camisa, o la cartera que usan. Parece que los únicos que crean cosas sean los “artistas de la zeja”. Hay gente en este mundo muy lista, que se las ingenia de formas increíbles para vivir del cuento.

»

  1. Mis padres llevan años intentando que les pague los derechos de autor.

    Somos una sociedad de estúpidos atomizadores. Hemos pasado del social-comunismo donde todo era de todos, al común-socialismo donde todo tiene dueño.

    ¿Qué me dices de la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre?

    Debería cobrar derechos de autor cada vez que estos desahogados calienta letrinas utilizan los billetes de 200, y 500 euros.
    Y eso en nombre la hoz y el martilllo… hoz y martillo sí, pero para lo que yo te diga…. degüella y derrumba…

    Por cierto.. son 12 € por el comentario.

    Responder
  2. Han sido un total de 96 palabras aportadas a 0’25 € cada una hacen untotal de ¡¡24 €!!

    CHAN CHAN CHAN
    CHARARA CHARÁN CHAN CHAN

    Responder
  3. Hola Dicybug,
    Ganar dinero estando en casita sin hacer nada… ¡No suena mal! Yo creo que todos querríamos apuntarnos a algo así, ¿no? Pero, claro, nosotros no conseguiríamos nada y ellos… ¿ellos por qué sí? Mmmmm… 🙂
    Un beso!!!!

    Responder
  4. Hola Dicy… Aprovecho que me encuentro un poquillc mejor para comentarte.

    Te transcribo mi artículo ABUSIVO CANON (publicado en INFORMACIÓN el martes 30 de diciembre de 2008).

    No es de extrañar que los consumidores anden más mosqueados que un pavo en Nochebuena con el canon digital, que no hace sino aumentar las arcas de una SGAE condenada por la Agencia Española de Protección de Datos en fechas muy recientes a pagar 60.000 euros por grabar ilegalmente un video en una boda con el fin de denunciar al local para que abonase el susodicho canon por el uso de canciones protegidas… Y una SGAE persuadida por la Alcaldesa de Valencia para desistir (al menos de momento) de su intención de actualizar su convenio con la Junta Central Fallera, incluyendo a las comisiones falleras en el paso por caja.

    El canon por supuesto que no es ilegal, pero sí se antoja injusto y abusivo. Es injusto que las tarifas específicas para las fiestas de Moros y Cristianos hayan subido un 70% en los últimos 4 años. Es injusto que se grave con canon a las fotocopiadoras y a los equipos multifunción, que todo ordenador lleve un incremento en el precio que va directamente a la sociedad de autores (por ejemplo, al adquirir un portátil se paga 2.40 euros a la SGAE) y que se pague también por cualquier soporte, aparte de los CDs o DVDs, caso de los pen drive, tarjetas de memoria, discos duros, grabadoras, cámaras de fotos, mp3 o mp4. Calculen ustedes, con 0.30 de canon en cada pen drive que se vende en España, cuántos millones de euros se pueden recaudar al año.

    El canon se aplica a todo el mundo por igual, sin tener en cuenta que no todas las personas que compran un equipo informático o un medio de reproducción descargan música, películas o libros, que no todas las personas pueden pagar 24 euros en una tienda por un CD o por un DVD de música o cine, que quienes realizan descargas de archivos en redes p2p no son piratas sino individuos ávidos de buenos contenidos que no podrían poseer de otro modo, y sin admitir que dichas descargas no destruyen la cultura, sino que la abren y expanden: Nadie se baja música o literatura para plagiarlas o apropiarse de ellas, sino para conocerlas y disfrutarlas. Nadie destruye la obra de un artista por conseguirla sin pasar por caja constantemente, aunque ello cause cierto malestar a muchos cantantes, que se quejan de lo mal que está la música mientras viven en casas de ensueño en el extranjero “porque no aguantan el acoso de los fans y de la prensa”… Y nadie se imagina la barrabasada de oír actos falleros con música clásica si se sigue ahogando a los festeros con subidas de canon que aprieten sus ya de por sí limitados presupuestos y compliquen aún más sus ya difíciles búsquedas de recursos para financiarse.

    Es por ello que tanto el Gobierno como la SGAE deberían tender un poco la mano a consumidores y proveedores, buscar soluciones y facilitar las cosas a la gente en vez de complicárselas, máxime en estos duros tiempos que corren.

    ***********************************

    UN ABRAZO.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: