Canal RSS

Las disculpas

Publicado en

Básicamente existe un único tipo de disculpas: las inexistentes. Nadie pide perdón por nada. Y las razones son obvias: la acción ofensiva no suele ser fruto de la mala fortuna, sino de la falta de respeto. “Amar significa nunca tener que decir lo siento”, decían en Love Story. Es decir, que cuando amas, cuando respetas, no te preocupas por esa persona después de equivocarte, sino antes de hacerlo y no cometes el error.  Las disculpas siempre son a posteriori y son la constatación de una falta de interés previa. A posteriori existe el interés por arreglar situaciones, por limar asperezas o por no perder otras cosas, pero ya no se trata de respeto ni de amor. Quizá esta reflexión no vale para todos los casos, pero es evidente que la gente no se disculpa porque la misma falta de respeto que lleva a cometer la ofensa es la que hace que las disculpas brillen por su ausencia.

Aparte de las disculpas inexistentes, que son casi todas, hay más tipos. Tenemos por ejemplo las disculpas sinceras e inmediatas. Son las únicas que le pueden llegar a servir de algo al ofendido. Estas disculpas se conocen como las “utópicas”, pues solo existen en la imaginación. Luego tenemos las disculpas inmediatas no sinceras, evidentemente no sinceras, también conocidas como las “callabocas” o “nomedeslavara”. Te sigue importando un pepinillo haber molestado u ofendido a esa persona, pero pasas de una larga discusión, pues si poco te importaba antes, menos ganas tienes de tener una larga conversación sobre el tema. Te disculpas rápidamente y piensas “que te zurzan”.Es complicado seguir con la discusión cuando la otra persona dice “lo siento. Me disculpo”, aunque sepamos que no lo siente.

Tenemos también las disculpas reincidentes: te disculpas reafirmando que tenías tus motivos y que hiciste lo correcto, sin reconocer error alguno pero queriendo arreglar la situación. No solo no se disculpan, sino que piensan que son tan perfectos que, además, saben pedir disculpas, no como otros.

Si alguien conoce algún caso de disculpa sincera no inmediata, que me lo haga saber, para incluirla en el catálogo.

Anuncios

»

  1. * La diferencia es tú has elegido la Oscuridad como forma de vida…(sé que tienes un sistema moderno de esos que a poco que des una palmada se te ilumina todo el sótano) Sin embargo, hay cegueras que no se eligen.

    En cuanto a las disculpas y ofensas, supongo, que no hay disculpa eficaz ante un daño inmediato… la sincera y rápida implica humillación inmediata del ofensor que palia al ofendido… estímulo/respuesta complicado en ciertas combinaciones de genoma… el problema de no aceptar disculpas inmediatas o desmediatas no es el presente, sino el futuro. Reacciones nimias pueden no conllevar consecuencias nimias.

    Mi consejo….
    Almax y ommmmmmmmmmmmmm
    ommmmmmmmmmmmmmm

    un abrazo, “Dark” Vader

    Responder
  2. Por cierto, has comentado a mi post “sabiamente”. Después de releerlo me he dado cuenta de que es un post trampa, porque quien piense que va dirigido a él se erige en tipo sol… ipsista… y entonces… ¡va dirigido a él!

    Bonito bucle. Pero tengo amigos sabios:

    Me gusta lo de OPNI..

    (Dicybug. bloguero, comentarista y tocapelotas español siglos XX-XXI)

    Genio y figura…

    Responder
  3. Hola Dicybug,
    Yo creo que sí existen las disculpas sinceras no inmediatas. A veces puedes estar enfadado con alguien a quien quieres y puedes no ser capaz de disculparte en ese momento. Pero es muy posible que sí puedas hacerlo una vez que tu mente ha recuperado la calma.
    A mí me ocurre.
    Un fuerte beso!!!

    Responder
  4. Yo también creo que existen las disculpas sinceras y no inmediatas, porque a veces metes la gamba, pero no te das cuenta hasta que alguien te lo explica.

    En realidad, yo soy muy de disculpas no inmediatas porque cometo cantidades industriales de errores. Hasta el punto de que alguna vez se me ha criticado por mi facilidad para pedir disculpas, aunque, la verdad, creo que lo de no tener problemas para disculparme no es un defecto, y en esa ocasión, decidí, no sólo no pedir disculpar por disculparme cuando hago daño a alguien por error, sino cabrearme. Si esa persona se disculpase conmigo, aceptaría la disculpa.

    Respecto a tu comentario… ¡Ya hacía tiempo que no tenías que decirme algo así! Lo que evidencia que las cosas me van a mejor. Es una pena que lleves razón en lo de que, al final, la única opción en ciertos casos, es reducir el contacto al mínimo, por mucho que aprecies a quien sea. Poco a poco es, en realidad, lo que estoy haciendo.

    Responder
  5. Pablo, lo de que no disculparse hasta que entiendes lo que has hecho parece convincente.

    Responder
  6. Uffff… menos mal. Ya llevaba un tiempo sin poder presentar ningún argumento convincente a nadie. Empezaba a dudar de mi mismo.

    Es libre el que elige lo que quiere para su vida, no el que se adapta a lo que le dicen que es la libertad

    ¡¡¡Que grande!!! Esta me la apunto.

    Hace un rato me han pasado otro enlace que te va a gustar más aún, y curiosamente, también es de piratas.

    http://www.clarin.com/diario/2010/01/04/um/m-02113135.htm

    Responder
  7. Dicy, existen las disculpas sinceras no inmediatas, seguro… Pero no me he encontrado aún con ninguna. y eso que hay gente que me debe unas cuantas… Fliparías si te contase quién y por qué.

    Añade ésta clase de disculpa a tu catálogo: La de los políticos cazados en líos de faldas… 😀 😀 Me descojono.

    UN ABRAZO.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: