Canal RSS

La estafa climática humilla al ser humano

Publicado en

Se puede llegar a comprender la influencia que consiguen los chamanes, hechiceros, curanderos, adivinos o pitonisos. En las sociedades donde la ciencia ha progresado, es la gente de poca cultura, de poca inteligencia o muy desesperada la que cae en las redes de estos locos o estafadores. En sociedades que en aspectos científicos son primitivas, la influencia de los chamanes o hechiceros es otro cantar: donde no hay ciencia, donde no hay conocimiento, solo existe la fe en algo o en alguien que dice tener respuestas.

Ha habido otras mentiras antes, otras estafas, pero el calentamiento global, convenientemente reconvertido en cambio climático, es la mayor de todas ellas, la más extendida, la más humillante. Nos humilla como seres humanos porque demuestra lo sencillo que es manipular a la opinión pública, porque demuestra lo estúpida que es la gente, incapaz de actuar de forma crítica ante la pasmosa falta de pruebas científicas, porque demuestra la catadura moral de algunos seres humanos, supuestos científicos, capaces de crear alarma social a cambio de dinero, porque demuestra la cobardía, estupidez y caradura de la totalidad de la clase política española. En general, la estafa climática no es más que la constatación de la estupidez humana. No entendemos nada, no exigimos nada, no cuestionamos nada. Solo nos tragamos el cuento de que hay que sacrificarse para luchar contra el cambio climático: más impuestos, más poder y más dinero para los jerifaltes de la ONU, más poder para los políticos. No damos para más.

Hemos enterrado al primo de Rajoy, y nos hemos arrodillado ante los chamanes socialistas, poseedores de la verdad y del conocimiento únicos. Nosotros, la plebe, el vulgo, la sociedad, el colectivo, nos reímos del “primo de Rajoy”. Sabemos que estamos en lo cierto, porque lo dice el hechicero, y no necesitamos pruebas, porque no dudamos de su palabra, y además, no las íbamos a entender, porque no entendemos nada, y mucho menos algo que lleve asociada la palabra “ciencia”. Es tán patético…

Las palabras de Cospedal, lamentando que en Copenhague se haya llegado a pocos acuerdos para luchar contra el cambio climático, nos humilla, nos insulta y nos llena de desesperanza. ¿Dónde está el primo de Rajoy? ¿Es que tiene que haber socialistas en todos los partidos? ¿Es que esta señora no conoce el Watergate climático, que ha permitido conocer parte del engaño climático? Y unos días después esta señora, o sea el Partido Patético, nos dice que qué pena le da que no se haya llegado a más acuerdos para luchar contra el cambio climático. ¡Qué desesperanzador! ¡Qué humillante!

No damos para más: todos tenemos pruebas del cambio climático, porque nuestros abuelos, termómetros de precisión, vivos o muertos, dicen o decían que hace 50 años hacía más frío y los polos terrestres tenían más hielo. Irrefutable. Nos dijeron los estafadores, hace ya 10 años, que los modelos que manejaban aseguraban que la temperatura se disparaba (ver gráfica del palo de hockey bajo estas líneas). Ya han pasado 10 años de ese vaticinio y la temperatura no ha subido en estos últimos 10 años. Ni un poquito. Y aunque hubiese subido, el 99% de la población no entiende la palabra “antropogénico”, ni su importancia en este tema, ni que el clima lleva cambiando desde el inicio de los tiempos.

Pero no solo hay estupidez: hay maldad y hay malicia. Cualquiera que vea el vídeo de Al Gore (“Una verdad incómoda”) y tenga una inteligencia mínima, puede comprobar que en hora y media de cháchara solo se muestra una prueba de que el hombre puede estar alterando el clima: una gráfica que relaciona el CO2 con la temperatura. En la gráfica de Al Gore se muestra que el CO2 y la temperatura han seguido la misma evolución a lo largo de los últimos miles de años. Y Al Gore concluye que si el CO2 subre por culpa del hombre, la temperatura subirá. Ahí no hay estupidez, sino maldad, no hay ignorancia, sino deseo de engañar. Es cierto que ambos parámetros CO2 y temperatura han seguido la misma evolución en los últimos miles de años, pero cualquiera que haya manejado esos datos sabe que los cambios en la temperatura no han sido simultáneos ni posteriores a los cambios en el CO2, sino anteriores (en unos 800 años, nada menos. Ver gráfica bajo estas líneas). Es decir que, de haber una relación causa-efecto, sería que si la temperatura subía, al cabo de 800 años ese cambio se traducía en un aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera. Cualquiera con un mínimo de cerebro entiende, tras ver el vídeo, que le han engañado, que Al Gore le ha engañado, que el chamán sociata le engaña. Y si hubiese pruebas de verdad del origen antropogénico de algún cambio en el clima ¿qué necesidad habría de engañar a la gente?


En cualquier caso, ni siquiera que el CO2 cambiase antes que la temperatura sería prueba de que fuese la causa de ese cambio, pues ambos parámetros podrían sufrir ese cambio por otra causa común. Pero eso ya es para premio intelectual y no desdice la evidente intención de engañar de Al Gore (eso, o es imbécil).

Frente a los 52 científicos del IPCC que nos cuentan la milonga del cambio climático hay 650 científicos que no ven pruebas de que el hombre esté alterando el clima o de que la actividad del hombre vaya a ser causa de ningún desastre natural. Pero eso, aparte de desmentir lo que dicen los chamanes sociatas sobre el consenso científico que apoya sus mentiras, no tiene mayor importancia. Bastará conque se aporten pruebas de que existe ese cambio climático de origen antropogénico para que esas 52 personas tengan razón. La ciencia no es cuestión de mayorías ni de consensos, sino de demostraciones y pruebas que se someten a análisis y contraanálisis. Hasta el momento los estafadores del cambio climático no solo no aportan pruebas, sino que, cuando se les requiere, ocultan o destruyen los datos que dan lugar a sus afirmaciones. No solo no enseñan el código que usan para procesar los datos, sino que lo niegan cuando se les pide.

¡Qué penita da todo esto!

Anuncios

»

  1. Hola Dicybug,
    En este caso ha sido tan fácil creerse las supuestas demostraciones porque a todos nos parece razonable cuidar nuestro planeta lo mejor que sea posible.
    Lamentablemente lo más probable es que la mayoría de los políticos no estén pensando en el bien de las futuras generaciones sino en sí mismos y en cómo obtener un mayor beneficio político o económico. No podemos fiarnos de la bondad de sus intenciones. Con la excusa del cambio climático se habrán cometido ya y se cometerán muchas injusticias.
    En fin… Pobre planeta y pobres habitantes…
    Un beso!

    Responder
  2. Dicy, para nuestra propia desgracia, a los políticos y a los agoreros verdes les va a pasar la del lobo: Alguna vez nos ¿van a decir? una verdad y no nos lo vamos a creer…

    ¡¡Priman más los intereses varios que la verdad y la estabilidad planetarias, convencéos Humanos!! :@

    PD: ¡Mi blog está actualizado! 😉 😀

    Un abrazo,

    Responder
  3. Hola Dicybug,
    De momento 20 años de “rollo” pasajero… 🙂
    Un beso!!

    Responder
  4. Es cierto que la anuencia excesiva de CO2 nubla las mentes, abotarga y atonta… pero no creo que aumente la temperatura de nada, salvo la de las tarjetas de crédito de los Rogreen Jus de Losli de turno.

    Ejemplo, la habitación de cierto vividor de mi casa tiene una concentración de CO2 rayana el 85% y, ¡coño! ¡Hace un frío que pela..! ¡ni tu sótano!

    Un abrazo.

    Responder
  5. Muy buenas:

    Pues sí, nos la han dado con queso, o al menos a mí me la han dado con queso. Lo que pasa es que la mejor manera de mentir es usar datos auténticos. Es cierto que el clima está cambiando… Que hace 50 años llovía más, es evidente, no hay más que ver dónde está situado el molino que hay cerca de uno de los puentes de Córdoba ¡Muy lejos del agua! Es que el río antes era más caudaloso. Mi padre también cuenta de ver las ramblas desbordadas cada pocos años, mientras que ahora, cuando arrojan algo de agua, nos sorprendemos.

    Pero también es verdad que mi abuela decía que sus padres le decían que antes llovía mucho menos y hacía más calor. Y antes hubo una glaciación. El clima cambia de manera natural.

    Respecto a la gráfica de Al Gore, te dejo un enlace hacia la “carta abierta” que inició el movimiento pastafari, y que demuestra que hay una relación significativa e inversa entre el número de piratas (marinos) y la temperatura global. A menos piratas (marinos) mayor temperatura. Es previsible, ahora que vuelve a haber piratería marítima, que la temperatura global disminuya, si bien este invierno no está resultando especialmente frío que digamos.

    http://ajlopez.zoomblog.com/archivo/2008/04/05/el-Monstruo-Volador-de-Spaguetti.html

    Malditos políticos, cuando uno se cree que ya los tiene calados, te vuelven a estafar.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: