Canal RSS

Personas que se nos van

Publicado en

Echando un poco la vista atrás te das cuenta de que poco a poco, personas a las que aprecias nos han ido dejando. Por mucho que sea ley de vida (ley de muerte), uno no se acostumbra.

El último en irse ha sido Antonio. Recuerdo con cariño los meses, que fueron años, en los que los dos íbamos a comer a cualquier sitio cerca del trabajo. A veces  nos acompañaban otras personas, pero hubo un tiempo en el que solo estábamos los dos. Antonio era una buena persona, una persona entrañable, y un gran conversador. Siempre tenía una historia interesante que contar, siempre era interesante estar con él. Siempre con su peculiar forma de reír y siempre con prodigiosa tranquilidad.

No recuerdo un mal gesto ni una mala palabra, ni una mala acción.

Y cuando tuve que desplazarme a  otra ciudad por motivos familiares, lloré, lloré como estoy llorando ahora, porque aparte de dejar un lugar de trabajo donde estaba encantado y de alejarme de otros amigos, también perdía las comidas con Antonio. Que posiblemente algún día acabaran o cambiaran –nada dura eternamente–, pero me dolía tener que renunciar a eso. Aún recuerdo el día que fui a su despacho a contarle que había decido marcharme y las razones.

En el tanatorio conocí a su hermano, y en cierta manera fue reconfortante encontrar en él a Antonio, su risa, su cara, sus gestos, su forma de relatarnos historias que Antonio ya nos había contado. Casi podías esperar que bromease sobre el nombre de mi perrita o que te contase cómo sus perros lograban escaparse del chalé y sus triquiñuelas para impedirlo. Estar con su hermano y con E., su desconsolada viuda, fue un poco estar con él y despedirnos.

Nadie debería morir tan joven.

Anuncios

»

  1. Lo siento por ti y contigo, amigo Dicybug.

    Hay gente capaz de hacernos llorar de pura bondad. Y son verdaderas pérdidas.

    Un abrazo.

    Responder
  2. Hola Dicybug,
    Me has hecho llorar. Te mando un beso especial con todo mi cariño.

    Responder
  3. Dicybug, te acompaño en el sentimiento con todo mi cariño y todo mi afecto. Me has emocionado con tu texto. Ojalá sólo murieran los malvados, los hijoputas y los cabrones, pero desgraciadamente se nos va nuestra gente buena.

    PD: Mi blog está actualizado, aunque comprendo que no tendrás ganas de chorradas.

    UN ABRAZO MUY GRANDE,

    Responder
  4. Nadie debería morir joven, pero nadie debería merecer morir olvidado, y parece claro que tu amigo no lo será.

    Lo siento por él y por ti, amigo.

    Un abrazo.

    Responder
  5. Vaya.

    Un fuerte abrazo, Dicybug.

    Responder
  6. Siento mucho tu pérdida. Muchos ánimos.

    Un abrazo.

    Pablo.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: