Canal RSS

Estratégoris

Publicado en

Es el juego de mesa al que juega mi amigo Mariano. Es de estrategia. En el juego eres un político que tiene como objetivo conseguir el mayor número de votos, y tienes que hacer lo que sea (eso Mariano lo hace muy bien) para conseguirlo.

La última partida estuvo muy interesante: el malvado y sucio presidente de gobierno de un país tropical quiere salir reelegido y para conseguirlo tiene un plan, que se basa en el reparto del dinero (que saca con sus abusivos impuestos) entre las distintas regiones del país. Él sabe que los votos los saca básicamente de dos regiones, así que su plan consiste no solo en comprar el voto de esas dos regiones dándoles mucho más dinero que al resto, sino en darles una cantidad exagerada, inaceptable, para que el partido en la oposición no tenga más remedio que oponerse a ese reparto. Y cuando se opongan, el rastrero presidente les acusará de odiar a esas regiones, con lo que no solo comprará el voto de esas codiciosas regiones, sino que les hará creer que la oposición está en su contra. Por supuesto el reparto no es justo y eso fomenta el odio entre las regiones, pero así está planteado el juego, donde el presidente del gobierno es lo peor de lo peor.

Por supuesto, Mariano que es el que hace de líder de la oposición (aunque no lo sea de verdad, claro, es solo un juego) se ve entre la espada y la pared. Tiene razones más que sobradas para votar en contra del reparto, como por ejemplo que el malvado presidente ni siquiera ha dicho cuáles son las cifras exactas del reparto, o que no existe más criterio objetivo en el reparto que la burda y rastrera compra de votos. Pero claro, si vota en contra le acusarán de odiar a Ñalacuta, y Cianandul, que es el nombre de las regiones codiciosas. El malvado presidente controla los medios de comunicación masivos del país, por lo que seguramente esa estrategia de difamación triunfará.

¿Y cómo juega Mariano? Pues aunque públicamente critica el reparto, en la votación se abstiene, porque carece de capacidad para explicar el sentido de su voto, y no quiere votar en contra de los intereses (aunque bastardos) de Ñalacuta, pues también él aspira a tener buenos resultados electorales algún día en esa región. Como resultado final de la partida, el presidente acusa a Mariano de odiar a Ñalacuta y Cianandul, a pesar de su abstención, porque es parte del su plan desde el principio, y Mariano queda como un bobo ante todos. El malvado presidente consigue todos sus objetivos: hace la compra de votos y estigmatiza al líder de la oposición tachándole de odiar a Ñalacuta y Cianandul. Mariano no consigue nada.

Como vemos Mariano no juega muy bien a esto.

Como dice el capitán Li-Shan en la película Mulán, cuando su escuadrón, formado por un par de decenas de bravos guerreros, ha de enfrentrarse a millares de hunos en el paso Tung-Shao: “Vamos a luchar. Si morimos, moriremos con honor” (medio minuto final del vídeo que pongo). A diferencia de Mariano, el capitán Li-Shan tiene personalidad.

“No importa tanto lo lejos que consigues llegar como la rectitud del camino que elegiste” (dicybug, 2009).

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/15/opinion/17410097.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/16/espana/1247734854.html

Por cierto, Mariano no es amigo mío.

»

  1. Y algunos piensan que por cada voto que Mariano consiga en Ñalacuta y Cianandul, perderá dos en otras regiones del tropical país.

    Pero quienes dicen eso son unos pobres palurdos que no saben jugar al Estratégoris tan bien como el gran sabio.

    Responder
  2. Hay que ver lo bien que te expresas cuando compones tu prosa, adquieres el tono moderado y no llamas puto nazi a nadie.

    Tienes mucha razón.
    Me encantaba jugar a Estratégoris… sobre todo con el espía y los minadores.

    Yo creo que tu no-amigo Mariano se lía jugando al cinquillo… o a las familias Padre Bantú, madre bantú…

    Responder
  3. Muy bueno, Buggy.

    Es casi un relato de Agatha Christie, o mejor, de John LeCarré (bueno, le querrá su tía). Mariano no juega muy buen al susodicho juego, mientras otros se hinchan a ganar partidas a su costa, y a la nuestra, porque las fichas las pagamos todos. Es más: Mariano parece jugar, en ocasiones, contra sí mismo, contra sus intereses, los de su gente (o de la gente, en general).

    Esta fragmentación territorial, este localismo insoportable y devorador, terminará por destruir del todo (si es que no se la ha cargado ya) ese país tropical. Me ha gustado la referencia a Mulán: lástima que no haya visto la película. 🙂

    Abrazos, Dicy.

    PS: A mí se me daba fatal el Estratégoris. Soy más de Cluedo, o de Tute y de Cinquillo… Yo pierdo hasta en esos puestos de la feria donde dicen ‘Regalo seguro’. Ciao!

    Responder
  4. ¡¡Muy bueno, Dicybug!! El tal Mariano no gana ni una partida al cinquillo como no varíe su estratergoris… No hay peor ciego que el que no quiere ver.

    PD: Prefiero el Trivial, el juego del ahorcado y el rabino abierto. Me gustan mucho.

    PD: ¿Qué tal la lectura…?

    UN ABRAZO,

    Responder
  5. ¡Por Dios, Purificación!

    ¡Qué mal suena eso de “rabino abierto!”

    Responder
  6. Ahora resulta que en las Tierras del Norte, donde hace más frío que en el sótano, perdón,semisótano de Dinobug, los enanos nobles con cara de gnomo cuando de las almenas heladas regresan a la calidez de los banquetes, al abrir la puerta, la luz del interior recorta en su sombra silueta de reyes…
    Interesante.

    Como no vayas más rápido que yo leyendo, te chafo la novela, primo.

    (:mrgreen:)

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: