Canal RSS

Jornada de reflexión

Publicado en

Hay quien dice que la jornada de reflexión es un absurdo, que no sirve de nada. Pero no es verdad: es uno de los mejores días que existen, con todos los políticos calladitos, dejando a los pobres ciudadanos en paz. Si todos los días del año fueran “jornada de reflexión”, ¿no nos iría a todos mejor?

Pero no, los políticos insisten una y otra vez en hacer su representación, en mentir e insultar más de lo normal durante los días de campaña electoral, para luego tomarse un día de descanso, en el que nos hacen el favor de librarnos de su patética existencia. ¿No es penoso que se ataquen públicamente y que luego se vayan a tomar el “cafelito” juntos, como buenos colegas? Ellos saben perfectamente cuál es su papel en esta farsa que llaman democracia: de puertas para afuera representan sus papeles, y de puertas para adentro se ríen de los españoles y de cómo los manipulan con sus zafios discursos. El que más votos saca es el mejor actor, el más hábil, el más mentiroso, al que los demás invitan a una copa reconociendo sus méritos en el arte de la demagogia.

¿Por qué se dan la mano los políticos? Si una persona me relacionara con la pederastia, como hizo el sucio hermano de sorrococlo en uno de los debates televisados, yo a esa persona le retiraba la palabra de por vida. Apuesto a que en el segundo debate el otro candidato le estrechó la mano, con una sonrisa. ¿Me equivoco? No es una cuestión de educación: la educación se ha de tener para no difamar a otra persona. Cuando esa educación no se ha tenido, la educación es mandarlo educadamente al ostracismo. ¡Que te den! Pero ellos saben a lo que juegan, porque son profesionales. El resto, los votantes, somos simples numeritos, estadísticas, el reflejo de su éxito o fracaso como demagogos.

Como decía, durante la jornada de reflexión dejan de ofendernos con sus patéticas existencias. ¡Viva la jornada de reflexión!

»

  1. Hola, Buggy:

    Por el título de tu entrada de hoy pensaba que ibas a acabar con el mismo paisaje y panorama que allí relumbra (y deslumbra; ahora mismito vengo de de pasarme por Ca’ Ariovisto…), pero veo que, una vez más, me equivocaba. La idea de tu post es muy buena: aciertas en lo maravilloso y placentero que a todos nos resulta ese silencio de la grey politiquesca, faltona y majadera. En estas elecciones, más que nunca faltona y majadera.

    Como bien argumentas, ¿no podría prolongarse la jornada de reflexión durante todo el año? Sería magnífico. Un mundo feliz, realmente feliz, donde pudiéramos dedicarnos a nuestros quehaceres, ocios y negocios sin tener que aguantar la perpetua salmodia de insultos y disparates politiqueros… Soñar es gratis; vivir sale más caro.

    Un gran abrazo y que usted lo reflexione bien, aunque me barrunto que ya lo tienes todo reflexionado y más que reflexionado.

    Responder
  2. ¿Qué pasa, que no había otro título?

    Plagiador… :mrgreen:

    La jornada de reflexión me recuerda a una manada de leones sesteando bajo una acacia sabanera del Serengueti.

    Me voy, que tengo que salvar Europa.

    Un abrazo.

    Responder
  3. Hola Dicybug,
    Algo me dice que tú no servirías para político… No sé… Es sólo una impresión… 🙂
    Un beso!

    Responder
  4. La jornada de reflexión y la navidad son los dos mejores días del año.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: