Canal RSS

La homosexualidad tiene cura. Y la heterosexualidad también

Publicado en

Pues sí, todo tiene remedio. Por un lado tenemos a la COPE, que hace un par de días volvió a la carga con la homosexualidad (¿qué les picará?) en su programa nocturno La Estrella Polar. Llevaron a una psicóloga para que nos iluminase: no hay por qué aplicar terapias afirmativas a los homosexuales, sino que se les puede corregir su tendencia con terapias reparativas.  Esta señora sigue las teorías del Dr. Nicolosi, un Dr que “vive en los EEUU, específicamente en California, donde el problema es muy fuerte“. El problema, por supuesto es la homosexualidad. Como el programa ha sembrado suficiente polémica y han recibido muchos mensajes de queja, han decidido repetir y en los próximos días esa señora volverá al programa a explicarnos mejor cómo se corrige la homosexualidad. Claro, la gente se queja porque no lo han explicado suficientemente bien. Y como les interesa tanto salvar a esos “pobrecitos”, pues volverán a la carga.

Audio del programa del día 27.

Reseña en la COPE del programa y del libro  “Quiero dejar de ser homosexual, terapia reparativa

El autor de este libro que ha editado Encuentro deja abierta la puerta de la esperanza para todas aquellas personas que, aun sintiendo una inclinación por gente de su mismo sexo, experimentan una sensación de insatisfacción y quieren abandonar ese estilo de vida. En La Estrella Polar, la psicóloga María José Fábregas y Mauricio, un joven de 22 años que nos cuenta su experiencia, dejan claro que es posible. Es posible abandonar una vida de sufrimiento que contradice las leyes naturales de la creación. Revolucionario, cuanto menos.

¿Y si la homosexualidad tiene remedio, por qué no ha de tenerlo la heterosexualidad, que es mucho peor? Como todos sabemos hombres y mujeres somos idénticos y acabamos comportándonos de forma diferente por culpa de la educación sexista a la que nos someten nuestros padres, que son unos fachas. Por suerte el PSOE no piensa dejar las cosas como están y va a corregir este grave problema por cojones. “Niños, prohibido jugar a la pelota. Niñas, prohibido jugar con muñecas“. El PSOE creará una guía para que los profesores de educación primaria puedan implantar juegos no sexistas en los colegios públicos y concertados.

Si los curas pueden corregir la homosexualidad, ¿por qué no van a poder los socialistas corregir las diferencias entre hombres y mujeres? Dicen que los extremos se tocan, pero a mí me parece que estos extremos son el mismo.

Por cierto, si no nos parece bien que los curas se metan en los colegios a “corregir homosexuales”, ¿qué faculta a los socialistas a hacer lo mismo? Deberíamos decir NO a todo tipo de emuladores de Hitler.

Anuncios

»

  1. La solución la dio Carmen Tomás en la tertulia de Telemadrid.

    “problema resuelto: mis hermanos jugaban al fútbol con las cabezas de mis muñecas.”

    Espero que los socis no vayan más lejos…. sería factible y hasta pulcro obligar a los hombres a mear sentados…pero ¡por el amor de Dios! ¡¡que no jueguen con la viceversa!!

    Escatológicos saludos, Dicy.

    Responder
  2. Hola, Buggy:

    Conoces mi opinión respecto al tema y creo que es ocioso repetírtela una vez más. Creo que se equivocan los que califican la homosexualidad como una enfermedad, pues por lo mismo se podría tener la heterosexualidad como mal. Y promiscuos los hay en todas partes.

    En cuanto a lo del Psoe, es como lo de la Educación para la Ciudadanía: juegan a decirnos qué debemos hacer, qué debemos pensar y con qué juguetes deben jugar nuestros hijos (lo digo así, aunque yo no los tenga). Espero que quede un mínimo de inteligencia en la gente para saber cómo quieren nuestros queridos políticos llevarnos a eso tan aterrador llamado ‘el pensamiento único’.

    Por fortuna, hombres y mujeres no somos iguales, por mucho que exista un ministerio de la igualdad.

    ¡Viva la diferencia!

    Un fuerte abrazo

    Responder
  3. Hola Dicybug,
    Supongo que se puede intentar dirigir un poco el juego de un niño, pero luego cada uno tiene sus propias preferencias y muchas veces esas preferencias son independientes del entorno. Por ejemplo, mi hija pequeña tiene a su alrededor los juguetes de su hermana. Ella se decanta claramente por las muñecas, a las que cuida como hijos, y su hermana a su edad, y a la de ahora, no hace caso a muñecas y siempre ha preferido, por ejemplo, jugar a hacer comiditas. La pequeña no va a ninguna guardería, su hermana no le ha servido de modelo y nosotros no le hemos inculcado un especial interés por ellas; y ahí está, loquita con sus bebés. ¿Con qué motivo absurdo podría alguien negarle uno de sus mayores placeres?
    Por otro lado, terapia reparativa para reparar lo estropeado, insuperable…
    Un beso!

    Responder
  4. Ariovisto… la inversa se puede hacer, te lo aseguro. Para eso existe la tecnología.

    Dicy: Yo jugaba con muñecas y bien machote que soy. Por cierto que al respecto de las elecciones de juguetes infantiles, Kim Pérez (filósofa y profesora) hizo las siguientes reflexiones:

    Visto desde fuera, o desde lejos, cuando ya somos mayores, el que llamo Test de los Reyes Magos (o de Papá Noel) suele ser muy eficaz para reconocer esa identificación. Para confiar en él, parto de que los niños son muy autónomos para decidir lo que quieren, al contrario de lo que sostienen las corrientes constructivistas (foucaultianas) hoy dominantes.

    Éstas mantienen que la identidad de género se construye desde fuera, culturalmente, por impregnación social, y por tanto califican como sexistas ciertos juguetes y pretenden que no se regalen juguetes a las niñas ni camiones a los niños, porque eso los condicionaría en las cuestiones de género.

    Por mi parte, estoy convencida de que el niño, más instintivo e intuitivo que social y cultural en sus primeros años, pide lo que desea y ha soñado largamente. Él pide primero y los padres regalan después. Por eso, el niño variante de género se sorprende cuando, si es XY pide una muñeca, y si es XX, pide un camioncito, y los padres se escandalizan y se lo niegan. Las rabietas vienen de la frustración de un sentimiento profundo personal y no del desacuerdo con una norma social

    Por eso llamo Test de los Reyes Magos a la observación de los juguetes que deseábamos en nuestra niñez y que pedimos en nuestras cartas a los Reyes. Esos juguetes fueron una proyección de nuestra naturaleza profunda, nuestras perspectivas y nuestros anhelos. A veces, soñamos literalmente con ellos o los deseamos durante años. Nos hicieron definirnos por lo que queríamos y lo que no queríamos.

    La experiencia de muchas personas transexuales indica, claramente, que los juegos de los niños reflejan su personalidad, y no del revés.

    Por cierto que eso de tratar de obligar a los niños a jugar a determinadas cosas para que sus personalidades se desarrollen en una determinada dirección, se me recuerda mucho a aquellos electroshock que partían de la teoría del reflejo condicionado de Paulov. Ya sabes, aquel que se entretenía haciendo rabiar a su pobre perro.

    Respecto al programa de radio… lo estoy escuchando… Ahora… ¡¡¡Que grandes frases!!!

    – ¿Ya has dejado de ser gay, o aún estás luchando contra ello?
    – Psche… esto es como el que deja de fumar, dura toda la vida. Pero con un poco de esfuerzo, creo que ya me he quitado.

    – Hay gente que dice que la homosexualidad es natural. Yo les aconsejo que se informen, que lean, que se enteren y abran los ojos. Yo tengo razón y los demás no. No sé como esto no es obvio para todo el mundo.

    – Los homosexuales no deben perder la esperanza. Es posible cambiar y volverse hetero y ser una persona honrada en lugar de una locaza repugnante. Pero con todo el respeto a las personas que quieran ser homosexuales ¿eh?

    Y, como no… la culpa es de la madre. Malditas mujeres pecadoras. ¡¡¡Pero si ni siquiera está comprobado que tengan alma!!!

    Total, que aquí, entre los unos y los otros, no vamos a saber donde meternos.

    Responder
  5. Esta gente no sabe realmente el daño que hace, no porque puedan conseguir que la homosexualidad sea menos aceptada por la sociedad (a estas alturas cada cual tiene ya su opinión bien formada), si no porque consiguen que muchas personas homosexuales no se acepten a si mismas, que crean que lo que hacen está mal, que se vean como enfermos, y que, en general, renieguen de quienes son.

    Si tuviera radio, escucharía el programa, sólo por curiosidad.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: