Canal RSS

Oscar-Claude Monet

Publicado en

El romanticismo francés se manifestó pictoricamente a principios del siglo XIX. El pintor romántico tomaba como referencia en su arte los sentimientos, la libertad y el individuo, plasmando paisajes idílicos, escenas épicas, lugares lejanos y épocas pasadas. A mediados del siglo XIX, y al compás de los cambios sociales, surge el realismo: los pintores buscan la belleza de lo real, de los objetos, personas o paisajes de la vida cotidiana.

monet-autorretrato

En 1840, prácticamente al mismo tiempo que el realismo, nace en París Oscar-Claude Monet, hijo de un comerciante, Claude-Adolphe, y de una música, Louise-Justine Aubrée. En 1845, y por necesidades laborales, la familia Monet-Aubrée se trasladó a Le Havre, ciudad situada en la desembocadura del Sena, a unos 200Km al noroeste de París. El traslado es significativo porque el pequeño Claude pasaba gran parte del horario lectivo cerca de la naturaleza. Según sus propias palabrashabía nacido indisciplinado. Nadie era capaz de hacerme cumplir las reglas, ni siquiera de muy joven” y el joven Monet no podía soportar estar encerrado en una “prisión” cuando “el sol brillaba, el mar estaba precioso y era tan agradable pasear por lo alto de los acantilados“.

Destaca de su época escolar la realización de caricaturas, que vendía por un precio de entre 10 y 20 francos. Pronto fijó un precio único de 20 francos por caricatura, llegando a ganar unos 2000 francos, es decir el fruto de vender más de 100 caricaturas. Monet perfeccionó su estilo copiando obras de famosos caricaturistas, como Nadar (Gaspard Félix Tournachon), publicadas en los diarios de la época.

caricature_of_leon_manchon Caricatura de Leon Manchon (Monet, 1858) Vista desde Rouelles (Monet 1858)
Vista desde Rouelles (Monet 1858)

Para vender sus caricaturas Claude Monet las exponía en el escaparate de una tienda, junto a trabajos de otros artistas. El dueño de dicha tienda quiso que Monet conociese a uno de ellos, Eugène Boudin, pero el joven Monet se negó. Un día, sin previo aviso, el comerciante hizo que se encontraran y ese verano hicieron su primera “expedición de trabajo” juntos. Monet relató que “Boudin, con incansable amabilidad, se dispuso a educarme. Y mis ojos se abrieron y comprendí la naturaleza; y al mismo tiempo aprendí a amarla“. Tras el verano, en la exposición municipal de Le Havre de 1858 (Monet contaba 17 años y medio) se presentó su primer paisaje: “Vista desde Rouelles“.

Unos meses después del encuentro con Boudin, Monet le comunicó a su padre (su madre ya había muerto) que quería ser pintor. Dice la leyenda que su padre le dijo que no obtendría de él ni un franco para eso, pero la realidad es que su padre sí le apoyó. Incluso solicitó para él un par de becas municipales para estudiar pintura, que les fueron denegadas.

En 1859 Monet marcha a París para visitar el Salón de pintura que se celebraría en abril, donde se exponían obras de, entre otros, Corot, Daubigny, Delacroix y Rosseau. En París visitó a Amand Gautier (“compañero” de su tía), Lhuillier y Troyon. En junio de ese año confirma por carta a Boudin que ha dejado el hotel y que ha alquilado una habitación, síntoma de que se queda en París. Muchos artistas le hacen recomendaciones sobre la academia a la que debería apuntarse, pero él finalmente (ya en 1860) escoge la Academia Suisse, en la que se gozaba de mucha libertad y donde entabla amistad con Pissarro.

En 1861 un sorteo le depara su incorporación al servicio militar durante siete años, salvo que comprase su exoneración por 2500 francos, cosa que no hizo. Y en junio se incorporaba al regimiento destacado en Argelia. En 1862 contrajo el tifus, lo que le tuvo en reposo dos meses, tras los cuales obtuvo un permiso para continuar su recuperación durante seis meses en París. Nunca volvió, pues su tía pagó la exoneración (550 francos por cada uno de los 5 años de servicio militar que le restaban). Posteriormente Monet afirmaría que su estancia en África le había ayudado a mejorar su visión de la luz y los colores.

monet_honfleur
Boca del Sena en Honfleur, Monet 1865

Durante su convalecencia en París, cuando intentaba pintar una vaca en una granja, un hombre se ofreció a hacer que la vaca se estuviese quieta. Casualmente este hombre, que casi pierde un ojo tratando de ayudar a Claude, era conocido de Johan Barthold Jongkind y organizó un encuentro entre ambos. A raíz de ese encuentro Jongkind y Monet salieron juntos a pintar. Monet afirmaría que Jongkind se convirtió en su verdadero maestro, siendo a él al que debía la verdadera educación de su ojo.

Monet se incorporó al academia Gleyre, donde trabajó junto a Renoir y Sisley. También allí entabló amistad con Frédéric Bazille, que se convirtió en su leal amigo.

camille_monet1
La Mujer del vestido verde, Monet 1866

En 1865 Monet envió por primera vez obras al Salón Oficial de París, dos de las cuales fueron aceptadas y tuvieron una buena crítica del público. Eran vistas del estuario del Sena desde Honfleur y Sainte-Adresse. En 1866 envió dos obras, que también fueron aceptadas. Una de ellas era “La mujer del vestido verde”, pintada en tan solo cuatro días y cuya modelo era Camille Doncieux, con la que Monet empezó una relación sentimental alrededor de 1865. En 1867 tendrían su primer hijo y se casaron en 1870.

Aquellos años fueron de gran precariedad para los Monet-Doncieux, que incluso se vieron obligados a mudarse a Le Havre con la familia de Monet.

En 1870 los Monet se desplazaron a Londres para evitar la guerra Franco-Prusiana. Allí Daubigny le presentó a Paul Durand-Ruel, corredor de arte que sería importantísimo en su vida, pues desde entonces sería su principal comprador y fuente de ingresos.

En 1871, a pesar de haberse firmado ya el armisticio con el Imperio Germánico, los Monet se trasladaron a Holanda, quizá buscando los bellos paisajes de Zaandam. Allí Camille contribuyó a sanear la economía familiar dando clases de francés a los lugareños. En otoño de ese mismo año volvieron a París.

el_zaan_en_zaandam
El (río) Zaan en Zaandam, Monet 1871
monet_impresion
Impresión: sol naciente, Monet 1872

En 1871 los Monet se mudaron a Argenteuil, cerca de París, siguiendo el Sena río abajo. A principios de los 70 desaparecieron los apuros económicos gracias a Durand-Ruel, pero reaparecieron a mediados de esa década. En esos años Monet conoció a Ernest Hoschedé, un hombre de negocios en cuya casa el artista pintó una serie de lienzos decorativos.

En 1874 Monet presentó en el Salón de París su obra “Impresión: sol naciente”. Louis Leroy, crítico de arte dijo de ella: “al contemplar la obra pensé que mis anteojos estaban sucios, ¿qué representa esta tela?…, el cuadro no tenía derecho ni revés …, ¡Impresión!, desde luego produce impresión…, el papel pintado en estado embrionario está más hecho que esta marina”. Leroy pasaría a la historia por acuñar el término impresionismo para el movimiento pictórico en el que se encuadraba el joven Monet.

En 1877 Hoschedé entró en bancarrota y un año más tarde los Monet y los Hoschedé decidieron vivir juntos en Vétheuil, una villa a unos 60 Km de París, también a orillas del Sena.

En 1878, poco antes de mudarse a Vétheuil, Camille dió a luz al segundo hijo de los Monet. A partir de esa época su salud se deterioró rápidamente, muriendo a finales de 1879. Las dos familias se mudaron en 1881 a Poissy, también en el Sena y más cerca de París, y en 1883 a Giverny, una villa a unos 80 Km de París, también cercana al Sena, y en la que Monet residiría sus últimos 43 años.

amapolas_en_giverny
“Amapolas, Giverny”, Monet 1887

Tras la muerte de Camille, Claude entabló una relación amorosa con Alice Hoschedé, la mujer de Ernest, el cual pasaba más tiempo en París que en Giverny. Se casaron en 1892, un año después de la muerte de Ernest.

En 1893 Monet compró terreno anexo a su propiedad en Giverny y solicitó permiso para desviar un afluente del río Epte para poder crear su estanque de nenúfares (water-lilly pond), en el que hizo construir un “puente japonés”.

Destacan en la obra de Monet sus series, varios cuadros con un mismo motivo reflejando diferentes condiciones atmosféricas: la catedral de Rouen, los almiares, el puente japonés, el Sena en Giverny, el puente de Charing-Cross, las Casas del Parlamento, etc. A Monet le interesaba más la luz que los motivos.

En 1911 murió Alice. Un año después a Claude le diagnosticaron cataratas en ambos ojos. Posiblemente el efecto más notable de esas cataratas fue la confusión de los tonos verdes-azules con los rojos-amarillos, lo que inevitablemente afectó a sus obras. En 1923 fue operado de cataratas, operación con la que mejoró sensiblemente su vista, si bien todo lo veía en tonos amarillos-azules y posteriormente solo azules. En sus últimos años los médicos trataron de corregir sus problemas de visión empleando lentes, algunas de ellas tintadas.

waterlilly_pond
El puente japonés, Monet 1918-1924

Sus últimos 10 años los dedicó Claude a un proyecto que le obsesionaba: 12 enormes paneles (casi todos de 2m de altura y 4.25m de ancho) con un único motivo, sus nenúfares. Monet donó esas obras al estado francés y se pueden ver en el Museo de la Orangerie, en París.

En diciembre de 1926, a la edad de 86 años, falleció en Giverny por un cáncer de pulmón. El funeral fue sencillo, como quiso Claude, tan solo famliares y algún amigo.


Si le interesa una buena biografía de Monet le recomiendo “Monet o el Triunfo del Impresionismo“, de Daniel Wildenstein, una obra muy bien ilustrada y mejor documentada.

 

»

  1. Hola Dicybug,
    Deduzco que te gusta Monet. ¿Cuál es tu cuadro de Monet preferido?
    Un beso.

    Responder
  2. Me temo que yo soy a la pintura lo que a tú a la literatura.
    Yo los cuadros los veo y me gustan o no. Ahí se acaba mi crítica al arte.
    De todos modos son todos muy monos… monets que diría uno de la fábrica la chufa.

    Me inclino al surrealismo (Dalí..) y a la pintura extraña Rayman, Deschamps, Gris…

    Y sin embargo, mi comedor lo preside un lienzo enorme del Bombardeo de Argel pero no creo que sea auténtico.

    Monsieur pinteur…

    Responder
  3. Bueno, Buggy, esto sí que es una sorpresa.

    Ya conocía tu afición por la pintura (por lo del avatar), pero no te sabía tan experto. Muy interesante el artículo y los cuadros que lo ilustran son una maravilla. Reconozco mi incultura en materia pictórica, pero me ha gustado mucho lo que cuentas sobre Monet, su vida y su arte.

    Entre tanta política desesperanzadora, un poco de pintura es como un bálsamo para los sentidos.

    Un fuerte abrazo, ‘Dicibujante’

    Responder
  4. Monet es mi pintor favorito de la Historia de las Artes Pictóricas…gracias Dicy por este resumen de su vida y su obra.

    Responder
  5. Buenas, amigo Dicybug:

    Sin duda, es un maestro del color. No me extraña que sea tu pintor favorito. Yo soy más convencional, si quieres, no me sacan de Velázquez; ahí me tienes, anclado en el siglo XVII…
    Ayer se me pasó decirte que lo que contabas al final, sobre los problemas de visión de Monet y lo que eso pudo influir en sus últimos cuadros me pareció interesantísimo. También tenemos que agradecerte las referencias. He visitado la página de The Athenaeum y es realmente magnífica, con los cuadros a gran tamaño y toda la información sobre la pintura.

    Un fuerte abrazo, Buggy

    Responder
  6. Hola Dicybug,
    Muchas gracias por el enlace!! Es un paisaje muy bonito.
    Un beso.

    Responder
  7. Sí, el término “vida real” no es nada afortunado, como no lo es el término “transexualidad”. Seguro que lo inventó un médico.

    Lo que pasa es que no tengo un término mejor para referirme a lo que quería decir…

    Responder
  8. A pesar de todo y de que, en parte, tienes razón, ese monólogo es la mayor representación literaria del pensamiento de un personaje.

    A mí tampoco me convenció en su momento. Con el tiempo, aprendes a apreciarlo.

    Un saludillo dominguero

    Responder
  9. Ya te vale…

    Acabo de llegar a la Comarca… ya te dije que me orientaba pésimamente. Y tremiendo a los Jinetes Negros dejé el camino..

    Sam, vuelve, por Dios…

    Responder
  10. ¡Ah del semisótano! ¿Dónde andas, Dicybug?

    Imagino que ocupadísimo con mil trabajos. Espero que todo vaya bien. A ver si aprovechamos estos días para descansar. Pásalo de cine (y de paisaje de Monet).

    Un fuerte abrazo, Buggy

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: