Canal RSS

Asimetría bancaria

Publicado en

Cuando los bancos ganan dinero a mí no me llega un duro: se lo quedan los accionistas y los dirigentes de esos bancos. Si arriesgan y ganan (prestando dinero a otros), se quedan los beneficios. Ahora que tienen problemas de liquidez, sale el estado, o sea mi dinero y el tuyo, al rescate de los bancos, sin que eso afecte a los accionistas ni a los sueldos de esos dirigentes bancarios. Si arriesgan y pierden (prestando a quien no debían o jugando a enriquecerse invirtiendo en “el ladrillo”), salimos todos a salvarles el culo para que no pierdan dinero unos y no tengan que bajarse el sueldo los otros. ¿No deberían perder dinero cuando las cosas van mal solo los que lo ganan cuando van bien?

Cuando un banco quiebra te devuelven el dinero que tenías allí depositado, hasta un máximo de 100.000 euros (que hasta hace unos meses eran solo 20.000) por persona y banco. En cambio el dinero que tu debieras a ese mismo banco que quiebra debes devolverlo íntegramente. O sea que si por ejemplo pido un préstamo al banco de 200.000 euros y me lo ingresan en mi cuenta el lunes que viene, y el martes ese banco quiebra (antes de que haya podido usarlo) he perdido 100.000 euros porque le debo 200.000 y solo tengo garantizados 100.000 de los que tenga en mi cuenta. ¿Por qué un banco tiene más derechos que una persona?

»

  1. Hola, Buggy:

    Muy buena pregunta: ¿por qué los bancos tienen derechos que las personas físicas (y psíquicas, y normales, y para normales y…) no tenemos? No tengo respuesta pero sí me gustaría que el pastón que se les ha dado llegara, de verdad, a las familias y autónomos que tanto lo necesitan. Como siguen dándole de comer a la bestia tragamonedas y ésta se niega a soltar un duro, se augura que la crisis irá para largo.

    Ah, los bancos, esos amigos de la Humanidad. Ya sabes lo que decía Bertold Brecht: “El verdadero ladrón no es el que atraca un banco, sino el que lo funda”.

    Un nuevo abrazo, viejo 🙂

    Responder
  2. Tu razonamiento es simple, y cierto, pero yéndonos al origen cainita de la cuestión, el dinero es el germen de todo lo malo. Los bancos son empresas de usureros prestamistas que suelen poner logos de colorines y eslóganes salva patrias fácil de asimilar por la turba inculta, pero no dejan de ser usureros prestamistas. Pedir un dinero que uno no tiene es el primer síntoma de irresponsabilidad que necesita esta irresponsable sociedad. Ahora bien, la usura caníbal nos sacó de la Edad Media…
    —————-
    Sí y no – a tu comentario en mi post de hoy- , también hay familias enteras de superhéroes. Ahí tienes a los Increíbles… todos con su mascarita cuca y mona…
    —————-

    Da gusto hablar contigo, por eso nos elegimos como compañeros de soledades caminantes, porque siempre es un placer mantener contacto con alguien que,al menos, es igual de listo que uno.

    Un abrazo, Smartbug 🙂

    Responder
  3. Hola, Dicybug:

    Gracias por el comentario. O sea, deduzco, cual Sherlock Holmes de andar por casa, que ya te has leído ‘Estudio en escarlata’. Espero que te haya gustado, amigo. No te sientas en la obligación de leer ninguno de los libros que comento. Por ejemplo, el de ‘La piedra lunar’ lo disfrutarás más en verano, es más largo y requiere más tiempo. Hoy en día, con todas las cosas que tenemos que hacer, casi no hay sitio ni tiempo para leer con clama un buen novelón. Por eso entiendo que prefieras cosas ligeras: es muy sabio de tu parte. En fin, leamos lo que nos dé la real gana, con tal de que nos divierta, nos entretenga y, si puede ser, nos informe o nos ayude a ser mejores.

    Lo de Holmes y Watson se veía venir, tantao tiempo juntos, ya sabes, el roce hace el cariño, jejeje… Hay varias escenas muy graciosas sobre ese tema en ‘La vida privada de Sherlock Holmes’, de Billy Wilder, pero el malentendido queda aclarado. Holmes es profundamente misógino. La única mujer a la que amó le traicionó y así vivió toda su vida, solterón y encantado de su libertad. Watson es el tipo contrario y hay que imaginárselo como un calzonazos de tomo y lomo.

    Volviendo a los bancos, tienes razón en que deben darle créditos sólo a quien pueda devolverlos, porque, si no, volveremos a caer en el mismo problema que nos ha llevado a esta tremenda crisis que padecemos. Ay, quién pudiera atracar el Banco de Inglaterra y llevarse unos milloncejos. Creo que, ahora que se confirma que Holmes murió octogenario, a pesar de ser drogata y fumador empedernido, y que los ‘bobbies’ de Scotland Yard andan siempre despistados, podríamos animarnos. Voy preparando los planos, las herramientas y el pasamontañas…

    Un abrazo, Buggy

    Responder
  4. Todo bien.
    Fin de semana liado.

    Un abrazo.

    Responder
  5. Querido Dicybug:

    Me alegro de que hayas terminado el Estudio en escarlata y aún más de que te haya gustado. Ya te dije que la segunda parte era un poco más árida, pero está ahí para explicar las motivaciones de la venganza (‘Rache’ en alemán, ya sabes).

    Interesante tu teoría sobre Holmes. Puede que en realidad fuera gay y Conan Doyle no se diera cuenta. Es curioso cómo algunos personajes cobran vida y son más conocidos que sus creadores. Nunca más cierto que en este caso, porque todo el mundo sabe quién es Holmes, aunque no haya leído esas novelas, pero son bastantes menos los que lo asocian con Doyle.

    En fin, me hace muy feliz que hayas leído el libro y que vayas a leer The Moonstone. Seguro que te encanta. Imagino que, además, la escucharás en audiolibro, con lo que encima practicas inglés, aunque sea victoriano.

    Me encanta la peli de Atraco a las tres (la más reciente, la de ‘las tres y media’, no la he visto). Es muy divertida, sobre todo si la comparas con pelis serias como de robos, como Atraco perfecto, de Kubrick, o La jungla de asfalto, de Huston. Sé que te gusta el cine y, por eso, compartir e intercambiar estas opiniones contigo es algo muy placentero. En fin, sigo preparando el ‘bank robbery kit’…

    Un fuerte abrazo y feliz fin de semana, Buggy

    Responder
  6. ¿Pagar yo en internet? ¿Yo, que me he leído el Lazarillo catorce veces? Ni de coña…
    Hay “Themes” que te permiten cambios de formato, otros no: número de columnas, cabecera al gusto, color de background, pero no todas. La tuya, por ejemplo, es de las más sosas…

    Juass

    PD.- ¿Te llegó un gmail de una ex-amiga nuestra con la página rockola.fm? Mola, visítala. Música al gusto según el humor que uno tenga. Ahora, te advierto que no tiene negro…

    (Me he levantado tocapelotas, ya ves)

    Un abrazo.

    Responder
  7. Tienes razón, edita y cámbialo, No recordaba que el correo te lo echa el cartero por el respiradero de la carbonera.

    ¿Pobre Romina? ¿Por qué? ¡¡Pobre Dicybuga!!

    Mutare vivere est. Mortui non modo mutant

    Responder
  8. Buenas, Dicybug.

    Supongo que andarás liadillo. Dentro de poco yo también volveré a estarlo. Empujón final y mamotreto de papeles para enmendar y corregir. Algunos no, que también hay chicos inteligentes y trabajadores, digámoslo todo.

    Espero que, a pesar de los trabajos y de la humedad que debe haber en el semisótano, disfrutes del ‘finde’, que diría Aristóteles.

    Mira, para que veas que yo también sé latín, como Ariovisto, me despido en la lengua de Cicerón:

    Unus fuertus abrazus, amicus

    Responder
  9. Según una amiga mía, que trabaja en un banco, si el banco quiebra, en realidad nadie te garantiza que vayas a recuperar nada. Pueeeeeede que al cabo de tropecientos años recibas algo de vuelta, pagado por el Banco Europeo, o algo así, pero no te hagas muchas ilusiones.

    Por eso hay que proteger a los bancos, porque si el banco quiebra y un montón de personas pierden todos sus ahorros, a parte de que los clientes de ese banco se quedan sin dinero, el importe de lo que se devuelve corre a cargo de nuestros bolsillos.

    A cambio, en tiempo de bonanza, nadie pide mayores contribuciones a los bancos. A los banqueros les resulta muy fácil sobornar a 3 ó 4 políticos (o a 300 ó 400).

    En tiempos del Conde de Montecristo (y en tiempos de Franco, que algunas cositas buenas tenía el hombre), los responsables de las quiebras bancarias iban a la cárcel. Hoy ya no, pobrecitos.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: