Canal RSS

Analogías e incoherencias

Publicado en
  • Buenas tardes. Ha llamado al teléfono de apoyo a la mujer maltratada, le habla Dolores. Dígame.
  • Buenas tardes. Me llamo Naomi y llevo recibiendo palizas de mi compañero sentimental durante años y he tomado la decisión de denunciarle. Quería que me aconsejaran sobre cómo debo hacerlo.
  • ¿Denunciarle? Eso es excesivo. Debería Ud pensar en tomar medidas proporcionales al daño que está recibiendo.
  • Perdone, ¿medidas proporcionales? ¿Qué significa eso? ¿Pegarle yo a él cuando él me pegue? Perdone, pero yo no soy una mujer violenta y en cualquier caso mi marido me mata si le devuelvo un solo golpe.
  • Ya, pero piense Ud que denunciarle no va a contribuir a finalizar el conflicto. Es más, una respuesta tan desproporcionada no solo hará que su marido se enfurezca mucho más, sino que también afectará a otras personas. ¿Ha pensado Ud en sus suegros? ¿Está teniendo en cuenta sus sentimientos?
  • Disculpe, pero no salgo de mi asombro, ¿me está diciendo que no haga nada y que me limite a recibir los golpes, porque tengo que tener en cuenta los sentimientos de mis suegros? ¡Pero si, además, mis suegros saben perfectamente que su hijo me pega y nunca han hecho nada para ayudarme!
  • ¿Es que no le parece razonable lo que le aconsejo? Como le decía, si le denuncia posiblemente su marido se vuelva más violento todavía por su culpa, con lo que Ud se estará poniendo en un peligro aún mayor a Ud misma. Y es obvio que los golpes de su marido no son mortales, así que no tiene sentido una respuesta tan exagerada.
  • ¿Entonces me aguanto y ya está?
  • Yo le recomiendo que dejen Uds de pegarse. Es la mejor solución.
  • ¡¿Cómo?! ¿Cómo que dejemos de pegarnos? ¿Qué está diciendo? Yo no le pego a él, señora, solo recibo los golpes y estoy harta. ¿Es tan sencillo como decirle “Roberto no me pegues más, que me molesta”? ¿Se cree Ud que no se lo he dicho? ¿Se cree Ud que él no lo sabe?
  • Pues si no deja de pegarle es que algo estará haciendo Ud para que le peguen. Hable con él, deje de hacer lo que le molesta a su marido y así el problema se resolverá.
  • Adiós señora. Hágaselo ver.

¿Surrealista? No, real como la vida misma. Remito al lector a un artículo publicado en El País (¡cómo no!) cuyo autor es Juan Goytisolo, supuesto intelectual y escritor.

Leí en una página web hace unos días una reflexión en la que se venía a decir que prácticamente no hay gente mala, solo gente equivocada. No es cierto: que las malas personas se consideren buenas no hace que sean menos malas.

»

  1. Hola, Dicybug:

    El diálogo entre la mujer maltratada y la que atiende el teléfono ese (mira que llamarse Dolores) nos haría gracia si no fuera porque, de fondo, refleja una realidad atroz. Una respuesta así por parte de la tal Dolores es impresentable, es evidente.

    Lo triste, además, es que supuestamente se han puesto muchos teléfonos de estos y muchos medios para frenar el maltrato y, por desgracia, no disminuye.

    Es cierto que ahora los medios de comunicación le dan mucha más publicidad que antes, pero la violencia doméstica (el término ‘de género’, que tanto usan los políticos, es incorrecto) ha existido siempre. Lo que no funciona es la Justicia, en esto y en todo lo demás.

    Respecto a Goytisolo, volvemos a lo que comentábamos de pasada el otro día: es un intelectualoide, un escritor en cuyas novelas se defiende, supuestamente, a los perseguidos y olvidados por la historia. No te puedo dar opinión de sus novelas, porque no he leído ni una sola y, aunque sea un prejuicio por mi parte, creo que no me iba a gustar, ni siquiera en lo estrictamente literario.

    Lo que más me ha llamado la atención ha sido el artículo que citas al final. El autor, como señalas, defiende algo que, a todas luces, me parece erróneo, a saber: el mal y el bien son subjetivos, depende de quién los haga, cómo los haga, etc. Eso es una memez: el bien y el mal son objetivos. Cualquier individuo cabal sabe distinguirlos y sabe que la sociedad de la que forma parte tiene las mismas percepciones que él sobre lo que es bueno o lo que es malo. Por tanto, creo que el mal y el bien no son subjetivos, porque esa es la falacia sobre la que este señor construye su argumentación.

    Un fuerte abrazo

    PS: ¿Así que soy ‘pelota’, eh? Humm… ¡Te vas a enterar, hombre…!

    Responder
  2. O a aquella que la violaron porque se puso minifalda y provocó al ancestro cabrón

    Responder
  3. …del Minotauro que todos llevamos dentro. /se ha cortado la comunicación/

    ————–

    Por cierto, ¿recuerdas que en el bar del tío Anselmo había un tocapelotas que estaba continuamente quejándose de que el cortado estaba demasiado caliente? Pero claro, se quejaba al torito que estaba encima de la Emerson , que resultó ser de plástico.

    —————

    Si te caes siete veces levántate ocho (proverbio chino)

    —————

    Aaaah, el bar de Anselmo. Ya no se hacen los bares como los de antes…ahora todo es fluorescente y espirituoso.

    Responder
  4. Hola, Dicybug.

    ¡Te equivocas, bellaco! ¿Yo pelota? Yo no soy pelota, no. ¡Soy superpelota de toda la vida! Jajaja… No se ha inventado todavía el término que defina mi superpelotismo. Es una forma de ser, aunque no peloteo a todo el mundo, eh, que eso quede claro. Y lo he dicho para provocarte…

    Por otro lado, he leído el artículo de Goytisolo y, como siempre, le echa la culpa de todo a Israel, a su ‘diferente’ forma de comportarse como estado y a que no son / no somos capaces de ver el mal ajeno, o sea, de empatizar. Una memez tras otra. Mira cómo no cita los cientos de atentados contra jefes de gobierno israelí, contra su población civil o el odio generalizado que le tienen en todas las naciones árabes (Ahmadineyad borraría a Israel del mapa, ya lo ha dicho más de una vez, además de negar el Holocausto). Pero eso se le olvida a Goytisolo, tan amigo de la cultura árabe. Cita también unas declaraciones de Ariel Sharon (“los palestinos deben sufrir mucho más”) y argumenta que las razones de los ataques son puramente políticas, de cara a las próximas elecciones en Israel. Esto ya es el colmo, el remate del tomate. O sea que los bombardeos de Gaza son sólo para obtener réditos electorales, ¿no? Eso no hay quien se lo crea.

    Es verdad que se me había pasado comentarte la relación entre el hipotético diálogo que tú has escrito y las noticias de la actualidad que lo motivan. Pues tienes razón: esto es como si alguien llamara a uno de esos teléfonos y le contestaran eso: ‘si le pega su marido, la culpa es suya’. Y es cierto que en España se nos vende de forma casi unánime que la culpa es de Israel.

    Nada, que no sabemos empatizar.

    “Atízame, que no empatizo” (frase del famoso perito en dolamas ajenas, sr. Terrodorov)

    Un gran abrazo

    Firmado:
    Pepe Lota

    Responder
  5. Escucha, psicólogo de loros, hubo una sentencia en la que un juez sobreseyó una agresión sexual bajo el atenuante de que la susodicha iba enseñando cacha y que, poco menos,que provocó a su agresor. Cosas de hombres, supongo.

    Pastillita de Almax, Grumpybug, para la arisquez de estómago.
    No cenes susi, sabes que no te sienta bien…

    Responder
  6. ¿Descafeinado?

    Me extraña.

    Con lo tacaño que era y la poca leña que echaba a la lumbre, ¿de verdad crees que el loro estaba allí feliz?

    Los loros son más del trópico, con las meninas da samba.

    (Veo que ya te has tomado el Almax)

    Responder
  7. Hola Dicybug,
    1. Muchas gracias por la descripción de lo que le ocurrió al pobre Federico… Qué miedo!!!
    2. Es una buena analogía la que planteas hoy. En este contexto ciertas posturas parecen indefendibles, pero en el otro contexto las posturas equivalentes son defendidas por muchos…
    Un beso.

    Responder
  8. ¿Has leído últimamente a Rajoy?

    Tú ya sabes que mi inclinación es votar al partido PLM (Por la legalización de la marihuana) pero dentro de tanto voto inútil es cuestión de votar al menos inútil de todos.

    O al antitaurino…

    Me voy a hacer trabajar a los reponedores del Merca, luego vuelvo.

    (Hay que aprovechar ahora que el euro ya se ha despertado del sueño dogmático en el que lo sumió la razón)

    Responder
  9. Savater me recuerda a un tío mío que el pobre iba de patriarcón abrahamita diciéndole a todo el mundo lo que quería oír… El problema es que cuando no sabes con quién hablas tampoco sabes lo que dices…

    De todos modos, no entiendo por qué Savater está en contra del “ba”j”okismo (de batxoki) euskaldún si atendemos a su frase “Los hijos no son solo de los padres, sino también de la sociedad, que por tanto tiene la obligación de moldearlos a su gusto” y pa gustos los colores…

    Lo llevan haciendo desde que esta pantomimocracia parió lo de las Autonosuyas.
    Me voy a por bombillas de 20 w halógenas, que me cierran.

    Luego vuelvo.

    (PD.- El euro sigue igual de vacilón, chulo y prepotente.)

    Responder
  10. ¿Sabías que las bombillas de 20 w halógenas no se pueden tocar con los dedos para ponerlas?

    ¡¡Qué voy a decirte a ti,adalid arisco de la electrónica!!

    Yo no lo sabía.

    Mierda.. soy un esclavo de la tésnica

    Responder
  11. Yo, aparte de una crítica al relativismo moral buenista tan propio de los progres, interpreto esta parodia como una referencia a que la policía, de un tiempo a esta parte, tiene órdenes de dificultar a las víctimas de todo tipo de delitos el que denuncien, para maquillar las estadísticas de criminalidad, que se han desbocado. Me lo han dicho de buena tinta.

    Y ahora, si el sistema de comentarios permite tanta extensión, mi propia versión del tema, que mandé hace unos cinco años a un periódico y no me quisieron publicar. Fue a colación de la detención de un tal “asesino de la baraja”:

    RIIIING RIIING RIIING

    (091).- “Policía, ¿dígame?”

    ASESINO.- “Escuche atentamente. Sólo lo diré una vez. Una chica va
    a morir. Muy pronto. Es delgada y deportista. Rubia. Será muy pronto.
    Espere otras llamadas. Mi contraseña es Falopio…”

    (091).- “¿Oiga? ¿Cómo? No se entiende. ¿Puede repetir?

    ASESINO.-“Que digo que una chica va a morir, que sólo lo diré una
    vez, que…”

    (091).- “¿Que va a morir? ¿Y usted cómo lo sabe?”

    ASESINO.- “Joeer, pues es bastante obvio. ¿No cree?”

    (091).- “No sé a dónde quiere usted llegar. ¿Esa chica es
    usted?”

    ASESINO.- “Pero hombre, que no. ¿Le parece a usted que tengo voz de
    mujer, señor agente?

    (091).- “Soy señora. ¿Ve cómo lo de las voces no está tan claro,
    eh?”

    ASESINO.- “Huy, perdóneme. Lo siento mucho”

    (091).- “Bueno, no importa. ¿Qué me decía de una chica?”

    ASESINO.- “Sí, que va a morir. Escúcheme atentamente, sólo lo
    diré una vez. Es rubia y…”

    (091).- “Pero hemos quedado en que esa chica no es usted ¿no?”

    ASESINO.- “Que no, que no, que no. Ya está claro ¿no?”

    (091).- “Sí, sí, muy claro. ¿Y cómo sabe usted que esa chica va a
    morir?”

    ASESINO.- “Aghhh. Joeeeeer. PORQUE LA VOY A MATAR YO. ¿Ya le queda
    claro? ¿Eh? ¿Eh?”

    (091).- “Así sí. Es que se anda usted con unos rodeos. Para otra
    vez que nos necesite, debe tener en cuenta que en una llamada
    telefónica de esta naturaleza hay que ser lo más claro y conciso
    posible. Si no se hace así, esto repercute directamente en la calidad
    del servicio que se presta al ciudadano. Tenga en cuenta que recibimos
    muchas llamadas al día, y son necesarios unos criterios básicos de
    optimización del servicio para evitar demoras innecesarias que…”

    ASESINO.- “Oiga, oiga, perdone, pero me gustaría terminar con esto,
    si no le importa.”

    (091).- “Está bien, si insiste. Entonces quiere usted entregarse.”

    ASESINO.- “¿Pero qué dice? Ni por asomo. Esto es sólo un aviso de
    lo que va a ocurrir”

    (091).- “Vamos a ver, es que es usted muy poco claro. ¿Entiendo que
    quiere presentar una denuncia?”

    ASESINO.- “Esto es sólo un aviso. Mi contraseña es…”

    (091).- “¿Pero qué relación tiene usted con esta chica?”

    ASESINO.- “¡¡¡Pero qué tendrá que veeer!!!”

    (091).- “Eso es lo que yo le digo. Que qué tiene usted que ver con
    esta chica. ¿Es usted su marido?”

    ASESINO.- “No”

    (091).- “¿Es usted un pariente, o su padre o tutor legal en caso de
    que ella sea menor de edad?”

    ASESINO.- “Que no”

    (091).- “Claro, pero es que entonces, la denuncia la tiene que poner
    la chica”

    ASESINO.- “Pero si ella no sabe nada”

    (091).- “Bueno, si tiene usted interés en que se interponga esa
    denuncia, debería colaborar más y avisarla. Si no, podría usted ser
    inculpado como encubridor o cómplice”

    ASESINO.- “Pero oiga, esto es absurdo. ¿Cómplice de quién? Y si la
    aviso, ¿cómo la mato luego? ¿Eh? ¿Dígamelo?”

    (091).- “No tiene nada que ver. Eso es lo más común. Ella denuncia,
    y luego hace usted lo que vaya a hacer, que quede claro que yo no le
    estoy aconsejando ni incitando a que lo haga, eso sí. A título
    meramente informativo, le notifico que lo más común es que ella
    denuncie tres o cuatro veces antes de que ocurra lo que tenga que
    ocurrir, hágase usted cargo. ¿Y me ha dicho que usted no es su
    marido?”

    ASESINO.- “Ya le he dicho que no, que no, que no. Joer. Leche.
    Coño.”

    (091).- “Haga usted el favor de calmarse. Es común que la gente se
    ponga nerviosa al hablar con las fuerzas del orden. Pero tenga en
    cuenta que estamos aquí para ayudarle. Bueno, espero que le haya
    quedado todo claro. ¿Alguna cosa más?”

    ASESINO.- “….no….pá…qué….”

    (091).- “Bueno, usted informe a la afectada, y que ella tome las
    medidas oportunas al respecto. Recomiéndele que nos llame lo antes
    posible. Tenemos una nueva unidad de atención a la mujer para estos
    casos. ¿Y me ha dicho que usted es su marido?”

    ASESINO.- “No.”

    (091).- “Es extraño. Lo normal en estas denuncias de malos tratos es
    que sean contra el marido. De todas formas, habiendo llamado usted sin
    identificarse, es mi deber comunicarle que no podemos dar completo
    crédito a lo que usted nos cuenta. Si es usted el marido o algún otro
    pariente que desea encubrir su parentesco, le advierto que no vamos a
    tener en cuenta nada de lo que usted nos ha dicho hasta que tengamos
    datos e identidades contrastadas, y a ser posible una denuncia basada
    en hechos fiables, no en meras intenciones. De todas formas, debo
    también comunicarle que esta conversación está siendo grabada por
    motivos de seguridad… ¿Sí?… Un momento, por favor, no
    cuelgue…”

    ASESINO.- “bffffsssssssss”

    (091).- “Perdone, caballero. Me comunican que debido a problemas
    técnicos esta conversación no ha podido ser grabada. ¿Le importaría
    volver a exponer su caso desde el momento en que oiga la señal?…
    Ahora…”

    ASESINO.- “Escuche…atentamente…una.chica…va a
    morir…solo.lo.diré…una vez… oiga, es que me estoy quedando sin
    saldo. ¿Les puedo dar mi número y me llaman?

    (091).-“Lo siento, caballero, pero tenemos instrucciones tajantes al
    respecto, y no podemos llamarle, compréndalo, cualquier perturbado nos
    podría hacer perder el tiempo de seguir esa política. Si nos da su
    dirección, puedo mandar un coche patrulla y habla usted con ellos.
    ¿Le sirve eso?”

    ASESINO.- “Bueno, vale, ya me da todo igual. Tome nota. Estoy
    dispuesto a todo, me da lo mismo, sí, sí, sí, de acuerdo, vale.
    Pero… Oiga, sólo quiero saber una cosa, antes de darle mis datos.”

    (091).- “Sí, le escucho”

    ASESINO.- “¿Me promete que no voy a tener que volver a hablar con
    usted? Con quien sea, con el juez, con el fiscal, con la Diputación
    Permanente del Congreso, pero no con usted”

    (091).- “No faltaba más. Aquí estamos para servirle. Pero le
    recomiendo que, ante cualquier duda, recurra a mí cuando lo vea
    conveniente. Al fin y al cabo, ya me ha contado el caso, y he adquirido
    una buena comprensión del mismo. Tal vez pueda serle de ayuda. Tengo
    mucha experiencia en estos casos de violencia doméstica.”

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: