Canal RSS

El Marianic, un barco que necesita un buen iceberg

Publicado en

Una constante de los gobiernos totalitarios es la necesidad que tienen de silenciar a los periodistas críticos por un lado y alimentar a los lameculos por otro.  Tenemos como ejemplos recientes el cierre de Radio Caracas Televisión a cargo del gorila rojo, el cierre de emisoras de la COPE a cargo del gobierno nazional-socialista de Cataluña y el ataque del alcaldín querellandón contra Federico Jiménez Losantos. En los últimos días el Partido por el Poder ha vuelto a las andadas, con una demanda de Carmen Martínez Castro (la famosa “¡Carmen, por favor!”), Directora de Comunicación del PP, contra un periodista, Víctor Gago. En el blog de Víctor Gago puede consultarse el objeto de la demanda, y también se puede seguir día a día cómo Víctor está viviendo su particular calvario.

Recoge elentir en su blog unas palabras de Carmen Martínez Castro del año 2005. No tienen desperdicio:

La bronca entre políticos y periodistas forma parte del guión, incluso se puede interpretar como un saludable ejemplo de tensión democrática. Lo que no es de recibo es intentar cercenar las voces críticas, amenazar directa o indirectamente a un medio de comunicación o utilizar el BOE como arma en esa pugna.

Es más, hablando de Maragall dice Carmen-por-favor:

Su exquisita sensibilidad ante las críticas no se corresponde con su situación claramente insostenible ética y estéticamente.

¿Qué puedo yo decir que no haya dicho antes la propia demandante? ¿No se le cae la cara de vergüenza al hacer justo lo contrario de lo que pregonaba?

Somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras, señora.

Anuncios

»

  1. Hola Dicybug,
    Vaya… ¿Qué ocurriría si se le plantease a ella lo que tú acabas de argumentar? ¿Qué diría? Seguro que encontraría una justificación…
    ¡Qué mundo!
    Un beso.

    Responder
  2. Buenas, Dicybug.
    He leído tu comentario y la primera reflexión que me ha suscitado es lo que cambian las personas cuando se meten en política. Esta mujer parecía una persona con las cosas claras, había trabajado en Cope, con Federico, César Vidal, etc., por tanto, compartía un ideario, conocía el mundo del periodismo profundamente, por dentro, y nada apuntaba a que, de entrar en política, se iba a comportar de esta manera. Pero, ah, amigo, la política lo enfanga todo, amén de que el Marianic es un barco encantado, casi como el barco fantasmal que aparece en esas películas: el que se sube a él deja de ser como era y de pensar lo que pensaba para asimilar el pensamiento del Jefe-Tótem.
    Y lo de que estas son ‘tensiones buenas, bla, bla, bla’ me parece una bonito cortina de humo para escapar del fondo de la cuestión: la periodista ha desaparecido, ya no recuerda cómo era ante las críticas de quien antes era un colega suyo de profesión. Lamentable.
    Un fuerte abrazo

    Responder
  3. Cada vez estoy más convencido de que la clase política española se siente como hecha de plumas de ángel. Entre ellos son capaces de practicar la politicofilia más aberrante y lunar, pero ¡ah del mortal que les ose manchar la inmaculada pátina de inmortalidad de la que se creen dotados!

    A estas alturas de mili, Dicyflux, ya sabemos que los políticos son unos funcionarios de lujo que sólo son diestros en el hábil mester de la permanencia… y poco más, vengan de donde vengan.

    Saludos.

    Responder
  4. Estamos en una sociedad neofeudal, en la que hay castas, no clases. La casta de los políticos tiene unos privilegios, y unas expectativas, con las que no podemos ni soñar los ciudadanos. Y esta mujer ha pasado a ser de la “Casta”, y no tolerará insolencias de un plebeyo. Ése es el espíritu que le adivino.

    (Hay otras castas, no sólo la de los políticos, de privilegios mayores o menores, según su especie: un dueño de un equipo de furbo, de una cadena de televisión, o un cantante, no son como ustedes o yo, dónde va a parar.

    Responder
  5. Hola de nuevo:
    Lo que dices de que la ínclita “¡Carmen, por favor!” tal vez retire la demanda es ironía tuya, ¿no? Ironía chocarrera y socarrona… Aquí nadie retira nada, ni dimite ni admite nada que le perjudique. Es un axioma de la vida política ‘expañola’. Mira el alcaldón Gallardón, ¿retiró la demanda contra Federico? Nones, con lo bien que le vino poner contra las cuerdas al comunicador más crítico con la izquierda zetapestosa y la derecha borreguil…
    Como diría don Ariovisto:
    Sic transit gloria mundi…
    Abrazos

    Responder
  6. ME ALEGRO DE VERTE POR AQUÍ ENMANO MIO!!

    Un saludo en la distancia dicybuguera…

    Responder
  7. Sabes que soy lo suficientemente joven como para meterte un doble 6-0 cuando quieras, cuando quieras y cuando yo aprenda a que la pelota bote dentro de las rayas blancas y no se clave en la valla metálica del fondo… sin botar.

    La versión de Tina Charles que has oído la ponen en cualquier discoteca que, por supuesto, tú no frecuentas porque te confundirían con un secreta.

    No me gustan los asilos, hace poco estuve en uno y se me acabó la poca vocación gerofilial que me quedaba.

    See you later, (alligator)

    Responder
  8. ¿Cómo va todo? ¿Sigues igual de atareado que hace unos días? Me figuro que sí. Mientras la tarea sea llevadera, todo irá bien, supongo.
    Abrazos, Dicy.

    Responder
  9. Sabia que a vos los de cien os iba a decep. per, ya cont con es…

    deb ser mi estil.. el de no termin las cos..

    lo sien

    (o los dosientos)

    Responder
  10. Hola de nuevo, Dicybug.

    Me alegro de que tengas una buena lectura. Precisamente yo recomiendo una excelente novela, muy entretenida, a pesar de ser victoriana, en mi último post, como sin duda habrás visto. Te la recomiendo, aunque sé que ahora tienes lectura para rato.

    Que las ocupaciones no te aparten de aquellas cosas que consideres importantes. Como dijo Chesterton (qué pasado, vais a terminar odiándole a él y odiándome a mí), bueno, como dijo el gran genio.

    Si el vino perjudica tus negocios, deja tus negocios

    Abrazos

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: