Canal RSS

El modelo natural de familia

Publicado en

Decía esta mañana en la COPE un señor, un obispo me ha parecido entender, que lo que está siendo amenazado no es el modelo tradicional de familia sino más bien el modelo natural de familia: el formado por un hombre y una mujer. ¿Es ése realmente el modelo natural de familia?

El modelo natural de familia es aquél en el que el hombre, un ser con pelos hasta en el cristalino y un colgajo en la entrepierna sale de la cueva dando botes y buscando una hembra, otro ser peludo (pero menos), con tetas y felpudo en la entrepierna. Y si se cruza con dicha hembra, el hombre, más fuerte que la hembra coloca su colgajo en el felpudo y luego si-te-he-visto-no-me-acuerdo. Y la hembra a dar a luz como buenamente pueda. Y si nos ponemos “naturales” mucho me temo que al del colgajo lo mismo le daría que el felpudo fuese el de su madre, el de su hija o el de su hermana. ¿Desagradable? Pues ése es el modelo “natural” de familia, ya que estamos.

No solo eso; una parte relevante de los de colgajo buscarían otros con colgajo para satisfacer sus impulsos y lo mismo pasaría con las del felpudo, parte de las cuales buscarían otros felpudos. Y luego ya se sabe, el si-te-he-visto-no-me-acuerdo. O a lo mejor sí se acuerdan, vaya usted a saber.

¿Es éste el modelo “natural” de familia que defendía el señor obispo? No, ya hemos dicho que no. En su modelo “natural” los homosexuales y las lesbianas son borradas de un plumazo (con perdón). Solo existe “lo heterosexual”, lo procreador y cuando un colgajo (uno solo) se acerca a un felpudo (uno solo) se lo queda para toda la vida (y viceversa, claro). ¿Natural? ¿Qué tiene eso de natural?

Tan natural es el matrimonio homosexual como el heterosexual como el poligámico como cualquier otra forma de organización social. Otra cosa es que hablemos de tradición: en el mundo cristiano la tradición ha sido marginar y negar la existencia de los no-heterosexuales. Bonita tradición. No es comparable con el mundo islámico donde perfectamente te pueden condenar a muerte por ser homosexual, pero los cristianos no pierden la ocasión de manifestar que si hay algún avance social para estas personas no es con su aprobación. ¿Por qué cuando Dios creó el mundo se quedó tan corto repartiendo bondad?

»

  1. Hola Dicybug,
    Creo que yo me alegraré siempre de encontrarme con dos o “n” personas que, con independencia de su raza, religión o sexo, deciden compartir parcial o totalmente sus vidas si eso les hace felices.
    Un beso.

    Responder
  2. No voy a entrar en el tema del adjetivo “natural”, porque no es mi intención tocar temas que a menudo son tan viscerales y que se podrían estar discutiendo durante eones

    Discrepo contigo, Dicybug. Para que nazca un niño hacen falta el felpudo y el colgajo. Ni con dos felpudos ni con dos colgajos tenemos ni felpudìn ni colgajín.

    Y en cuanto al sustantivo familia… buff.. Familia las hay de todas clases, familias léxicas, familias del reino animal, familias buenas familias malas, el juego de las familias de las estampas Maga, las cartas de la familia esquimal y la familia india…

    Que el progreso, gracias a Dios, permita que surjan familias nuevas con toditos los mismos derechos que las digamos, viejas, no quita para que allá por el tiempo los Dinosaurios (bien dicho) el colgajín anduviera hecho polvo de frío y miedo buscando un felpudín al que enrollarse….

    Quizá todo radique en el adjetivo natural, como el danone… Lo cual no deja de ser una parida.

    Un saludo.

    (PD.- Las mujeres son para mí el mejor afrodisíaco, Dicy… ya sean en modelo felpudo, rellano, vestíbulo atrio, o plaza San Pedro…)

    Responder
  3. Hola, Dicybug:

    Es un tema polémico el que traes a tu página este día. Creo que la Iglesia (y sabes que soy cristiano, apostólico, romano y chestertoniano) debería modernizarse un poco en algunos de estos asuntos. Una institución que predica el amor universal no puede discriminar a otras personas por razones de ‘orientación sexual’, aunque a mí esta expresión no me gusta nada.

    Para mí la familia es algo grande, lo más hermoso que puede tener una sociedad y si hay familias formadas por dos hombres y una criatura, o dos mujeres y un hijo, pues ojalá les vaya bien y eduquen a su hijo en valores. Tampoco me parece bien cómo algunos colectivos atacan a la Iglesia por este espinoso asunto.

    Soy partidario del amor, el amor que no conoce barreras de ningún tipo y es, por encima de todo, tolerante. Familias las hay buenas y malas tanto si la pareja es heterosexual o es homosexual. Lo importante es que, sean como sean, haya un buen ambiente familiar donde reine el cariño y la armonía.

    Ahora bien, es cierto que gobiernos como el de Zapatero se están dedicando a demoler la institución familiar, pero no ya para favorecer al colectivo homosexual, sino para fastidiar a la Iglesia, a la que odian profundamente. España es uno de los países que menos ayuda destina para las familias. Una lástima, ¿no crees?

    En fin, Dicybug, qué decirte. A mí me gusta la familia, a pesar de que a veces nos acarree problemas, disgustos o discusiones.

    Un fuerte abrazo

    Responder
  4. Si, efectivamente, el hombre y la mujer han sido creados para procrear según determinadas religiones, alguien utilizó plastilina de más. Deberíamos haber nacido todos con una pegatina del Corte Inglés en la entrepierna, y así menos lío.

    ¿A qué religiones haces referencia en tiempos de los Neanderthales, no jodas que ya había Amish y T.J.?

    Hubiera sido curioso que al hacer el amor, saliera una Vissa Oro en vez de un crío….

    La inseminación artificial es uno de los mejores descubrimientos de la ciencia, la de parejas que hubieran brindado por ella no hace más de cincuenta años.
    Yo lo veo al revés. Primero te enamoras a golpe de colgajín y a suspiro de felpudín, engañas a tus hormonas haciéndoles creer que piensas colaborar con la conservación de la especie, luego las engañas y si te apetece los tienes y si no, no.
    (Tono divertido, eh, que ya nos conocemos)

    Responder
  5. Lo que yo digo, hermafroditas con penegina…

    Me voy… Chao.

    Responder
  6. Hola otra vez.

    El problema está en la expresión “lo natural”: hasta en la naturaleza hay animales homosexuales y hermafroditas, aunque la mayoría sean heterosexuales. Creo que el obispo podría haber medido mejor sus palabras, o ser más claro.

    No creo que vayan a excomulgarme, porque ya no se estila. A lo mejor en la Edad Media me hubieran quemado, pero ahora afortunadamente no.

    Mantengo mi creencia y mi fe, pero repito lo que te he dicho, que considero a la Iglesia algo atrasada en esos temas. Como en lo que se refiere a la ciencia. Si con ella se salvan vidas, debería aceptar ciertas innovacciones. Pero ya sabes que es una institución muy tradicional y conservadora y los cambios se producen en ella muy lentamente, cada uno o dos siglos.

    Un abrazo más, que estamos en Navidad

    Responder
  7. Hola, Dicybug.

    Perdona mi ignorancia pero ¿qué son los LGBT? Creo que podría ser lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, pero no estoy seguro. Ya me aclararás…

    Y por ser obispo de la Iglesia no está en posesión de la razón. Hay muchos obispos y sacerdotes buenos, de veras, pero no todos lo son. Los hay que son auténticos pecadores y alguno criminal. Pero es así: la Iglesia, como decía San Agustín, es ‘santa y meretriz’ a la vez.

    Un abrazo

    Responder
  8. Me acabo de quedar flipado… ¡¡Manga con Perales de fondo!! ¡Como hacer una paella en una olla express!

    Bonita canción la de Isabel, la de recuerdos que caen del techo…

    Espero que vaya todo bien, dentro de lo que cabe.

    Isabel, debo decirte adiós… por ahora..

    Responder
  9. Al parecer la iglesia cree que aun somos neandertales-homofobos como lo son ellos… ¿modernizar? han pasado años, se han formado nuevas religiones = de homofobas y mas conservadoras…

    Me encanta leer tu blog, esta es la primera vez que posteo, si te das una vuelta por mi blog (http://rudley.wordpress.com/) verás que estoy elaborando una revista e invitando a los mejores bloggers para que sean columnistas en esta. Pues te mando la invitación esperando que aceptes.

    Responder
  10. Hola, dicybug, me llamo Harturo por exigencias del WordPress pero en casa de Luis Gómez me dicen Emilio. Hace unos dias hablé del tema de tu entrada:

    http://www.desdeelexilio.com/2008/12/09/la-resolucion-de-la-onu-sobre-la-homosexualidad/#comment-100228

    Un abrazo.

    Responder
  11. A mi lo que me resulta curioso es que algunas personas entiendan que el hecho de que no todo el mundo viva como ellos (por ejemplo, formando familias no heterosexuales) su propio modo de vida se vea amenazado.

    Es decir, si a mi me gustaran los hombres y formase una familia homosexual con uno de ellos ¿en que afectaría a todas aquellas personas que prefieren tener una relación heterosexual? ¿En qué amenazaría su “modelo de relación entre hombre y mujer”?

    Una última reflexión ¿para la Iglesia católica, las relaciones sentimentales entre personas se limitan simplemente a “inserte A en B”? Que triste.

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: